Ingresos y gastos

Publicado en La Nación el 9 febrero, 2009
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

La crisis reducirá el ingreso dedicado al consumo: se perderán empleos; se reducirá nuestro negocio; nos haremos más previsores o más temerosos del futuro y ahorraremos más; o tendremos que meterle el hombro a personas cercanas en problemas.

Según la teoría, no vamos a disminuir todos los bienes y servicios por igual, sino que iniciaremos unas maniobras de sustitución, a fin de defenderla satisfacción que recibimos por lo que consumimos.

Imagino algunas maniobras de sustitución, ninguna perfecta y todas sujetas a la particular valoración que haga cada uno. El picadillo de papa es un sustituto del bistek con papas. Y la croqueta revitalizará el pescado sobrante de ayer. Si el jugo de frutas pierde la batalla, la perderá ante lo que se denomina “fresco”, entendido como jugo con agua. La calle para caminar o correr, sustituye al gimnasio, y como exageraba alguien, aprender a contar hasta diez, sustituye al personal trainner. Una ingesta menos voluminosa quizá hará menos necesario el gimnasio.

Los espectáculos públicos gratuitos podrían atraer más público, a costa de los espectáculos privados. ¿Resucitarán las retretas? Y muchos seguirán soñando con un transporte público quepermita dejar el auto en la casa.

Se podría esperar una mayor demanda de servicios de salud institucionales y una posposición de los gastos médicos que se pueda posponer. A uno le parece que una apendectomía es más urgente que un implante de pechos, pero solo cada consumidora lo sabe.

Los hogares son en parte unidades de producción. Se producen alimentos, se lava y repararopa, se cuida y educa niños. En la bonanza, esos servicios se compran fuera y los miembros de la familia disfrutan de su ocio. En la crisis se vuelven a producir dentro o hasta se venderán a terceros.

Y por primera vez en una crisis, se verá cuánto valoramos la computadora, la internet y el celular. Y quién ganará entre el alquiler de videos, la televisión por cable o los canales locales.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *