Descanso. Recreación. Creatividad

Publicado en La Nación el 2 febrero, 2009
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Vivimos pensando, razonando, elucubrando, utilizando la lógica. Razonar es pasar lógicamente de unas verdades a otras: veo una presa de autos. Pienso que se debe a que hay muchos vehículos. O mucho desorden en las calles. Formulo la hipótesis de que con mejores regulaciones y más policías de tránsito, se podría resolver el problema.

El sistema educativo hace un gran esfuerzo por enseñarnos a razonar. Pero razonar es estar siempre “dentro de la caja”. Por medio de la lógica no se puede romper con los paradigmas existentes. No se puede salir con una idea creativa. Por ejemplo, el razonamiento, siempre supone que los autos van a ser más o menos de la misma dimensión. El razonamiento nuncapermitiría “salirnos de la caja” e imaginar, como lo hizo Ackoff, en un auto de dos pasajeros, uno adelante y otro atrás, con un motor más liviano y con la tercera parte del ancho de los autos actuales.

El hemisferio izquierdo de nuestro cerebro es el que razona. El otro crea, imagina, vuela.

Hay recetas sobre cómo hacer una silla. O un buen pan. Pero no las hay sobre cómo producir belleza con sonidos, formas, colores, o palabras. Eso hay que crearlo.

¿Cómo activar el cerebro derecho? Dejemos de pensar. Juguemos. Leamos poesía. Cantemos. Toquemos flauta. Dibujemos. Escribamos con la mano izquierda. Dancemos. Hagamos rima. Contemos chistes. Hagamos caricaturas, gráficas o verbales. Rompamos con la rutina: caminemos hacia atrás, miremos las cosas al revés, imaginemos que somos un conejo, o que vamos en la nariz de un cohete –como hacía Einstein- o que somos un glóbulo rojo… o blanco, si nos gusta el combate. Vivenciemos nuestra corporeidad: sintamos nuestro propio peso, el esfuerzo estructural de nuestros músculos por sostenernos en pie. Imaginemos que somos fideos y que llueve agua caliente. O que somos una estatua de sal y ha empezado a llover. Paseemos por el parque sintiéndolo, no evaluándolo.

No todo el tiempo, desde luego … pero démosle recreos temporales al cerebro izquierdo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *