Arcoiris 2009[1]

Publicado en La Nación el 29 diciembre, 2008
Categoría: Desarrollo
Etiquetas: , ,

Somos como somos: un conjunto de rasgos de comportamiento. Cada rasgo de comportamiento se puede manifestar como un arcoíris que va desde el rojo hasta el violeta, pasando por los otros cinco colores. Por ejemplo, si tomamos un grupo de personas, encontraremos desde las muy negligentes hasta las muy diligentes, pasando por varios tonos. Más aún. Ante distintos asuntos una misma persona puede exhibir todos esos tonos. Alguien podría ser muy diligente para organizar su tiempo libre y un poco negligente para cumplir con su trabajo o con sus estudios.

Mejorar no implica transformarse de golpe. Mejoras pequeñas a lo largo de los meses y los años, sí que nos van transformando. Y al igual que los atletas de alto rendimiento, podríamos concentrarnos enmejorar nuestras propias marcas. Si tenemos la mesa de trabajo llena de asuntos que se han ido acumulando, evitar que un nuevo asunto importante se acumule, es una mejora.

Ante cada rasgo, deberíamos tener claro el plan de mejora, o sea, dónde queremos ubicarnos en el arcoíris de posibilidades. ¿Vamos a preferir la rapidez o el impacto? ¿La meta es producir más o producir mejor? Podemos querer extender nuestro conocimiento, o podríamos elegir profundizarlo. ¿Le daremos más énfasis a lo notorio o a lo valioso?

Podríamos seguir yendo con Vicente a donde va la gente, o detenernos a discernir sobre lo que realmente vale la pena y tomar decisiones responsables. Podríamos ser repetidores, copistas, plagiadores o inventores, creadores, innovadores. ¿Vamos a aceptar sin crítica lo que escuchamos o vamos a indagar y someter a prueba lo que “la gente” va diciendo?

Podríamos estar al margen, abstenernos, no involucrarnos, o meternos en el juego y arrimar el hombro. Podríamos resignarnos o soñar con rebeldía. Acomodarnos para no hacer olas o luchar sin aspaviento pero sin tregua. ¿Vamos a emprender o a buscar un buen árbol para que nos caiga buena sombra?

No lograremos todo. Tal vez logremos poco. Pero es preferible vivir, que ser vivido.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *