Navidad y crisis

Publicado en La Nación el 22 diciembre, 2008
Categoría: Cambio
Etiquetas: , , , , , ,

El Profeta Isaías, setecientos años antes del nacimiento de Jesús, nos pinta un mundo surrealista. Todos los profetas son surrealistas. Nos pintan un paisaje deseable pero imaginario: el pueblo que andaba en las tinieblas vio una luz grande; se le dio un Príncipe de la paz; que ni gritará ni romperá la caña cascada, ni apagará la mecha vacilante; sin cansarse ni desmayar hasta que establezca el derecho y la justicia en la tierra; para dar lugar a un mundo en armonía donde habitará el lobo con el cordero y comerán juntos el becerro y el león.

Para muchos, una parte de esa profecía se ha cumplido. La Navidad es la conmemoración de ese cumplimiento. Pero el mundo ni es armónico ni está en paz, lo cual es una tarea pendiente. La Navidad podría ser una buena ocasión para preguntarnos si podemos contribuir a realizar esa tarea.

Recibimos esta Navidad en medio de una crisis que empieza y de grises augurios sobre su desarrollo. No solo está seriamente perturbado el sistema financiero mundial, sino severamente cuestionadas las consecuencias que sobre el ambiente tienen las formas de produccióndel último siglo. La crisis podría ser catalizadora de cambios. Todas lo son.

Los cambios han de ser radicales. Tendremos que someter a examen nuestras valoraciones, nuestras nociones de lo que es bueno; el sentido de la vida de la humanidad.

Los cambios no son para imaginarlos. Son para encarnarlos. Todos los cambios eficaces son obras y no solo pensamientos.

¿Cuánto estamos dispuestos a aportar para que se cumpla este anhelo de tiempos nuevos? Todo anhelo de tiempos nuevos plantea una demanda de corazones nuevos. Es consoladora la espera del Reino, pero es más desafiante sumar nuestro empeño al ejemplo de quienes con sus vidas ordinarias son testimonio de justicia yde armonía. En tiempo de nublados,eso llama a la responsabilidad, a la diligencia, a la aspiración de dar fruto mediante el trabajo silencioso y perseverante.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *