Aguinaldo con nublados

Publicado en La Nación el 17 noviembre, 2008
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Llega el aguinaldo en un panorama económico nublado. El ahorro es una buena medida preventiva: un sacrificio de consumo presente, para disponer de capacidad de compra futura. Lo que podríamos comprar hoy, es infinito. Vea las ventanas de los comercios, los panfletos publicitarios, los medios de comunicación. Recordemos que se dice de Sócrates quien vivía frugalmente, que solía visitar los mercados para descubrir el montón de cosas sin las cuales era muy feliz.

Como no conocemos lo que el futuro traerá, elegimos guardarnos la platita. No tenemos los bienes que pudimos haber comprado, pero tenemos la posibilidad de comprar otros en el futuro, ojalá muy necesarios.

¿Buenos usos para el aguinaldo? Cancelar deudas de alto costo financiero, por ejemplo las del saldo que venimos arrastrando en la tarjeta de crédito. O ahorrarlo, especialmente en planes donde la empresa adiciona fondos al ahorro personal. Ahorrarlo preferentemente en dólares, porque una de las expectativas es que el colón se devaluará más de prisa.

Podríamos adquirir bienes que generen ahorro. Cambiar por una motocicleta el carrito gastón y que pasa en el taller varios días cada mes. Conectarse a Internet y hacer desde casa algunos trabajos con ahorro de tiempo y combustible. O trasladarse a una vivienda cercana al lugar de trabajo. O invertir en salud mediante un par de buenos zapatos deportivos. O acudir a esa pospuesta cita médica y sus subsecuentes exámenes.

Se puede invertir en ahorro de energía: un buen afinamiento del motor; electrodomésticos eficientes que sustituyan procedimientos de alto costo: la olla de presión y el coffeemaker son preferibles a la olla de frijoles y a la cafetera; bombillas y “timers” que ahorren energía; sustitución de tanques de agua caliente. Y plantillas de gas para los apagones.

¿Malos usos? Gastarlo como si nada estuviera pasando. ¿Pésimos usos? Utilizarlo como prima para comprar algo que necesitamos poco y que nos va a dejar con una deuda de alto costo financiero o que nos causará gastos permanentes, como comprar un auto o una mascota.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *