Tiempo de olimpiadas

Publicado en La Nación el 11 agosto, 2008
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

Tiempo de olimpiadas. Atletas que tras años de bregar por mejorar sus marcas,enfrentan el momento de la prueba. Muestra sensible del afán de perfección. Evidencia de cuánto moviliza el anhelo de ser el mejor.

Entre muchas formas de ser mejor, solo una de ser el mejor. Durante años cada atleta fue siendo mejor y aspirando a ser el mejor. ¿Se puede recorrer ese camino con la conciencia de que aún mejorando se podría no llegar a ser el mejor? Eso es realismo. Mejorar con realismo es positivo. Obsesionarse con llegar a ser el mejor podría conducir a un costoso desengaño. Pero en el camino, ¿Quién pone más energía en su proceso de mejoramiento, quién aspira a ser el mejor o quien aspira a ser mejor?

Ser el mejor, por ser una aspiración mucho más elevada, conlleva el costo de la falta de armonía. Quien quiere ser el mejor atleta en un determinado campo, tendrá que sacrificar otras áreas de su ser. Es una elección. Allá él. Alcanzar su objetivo le costará no alcanzar otros requeridos para el desarrollo armónico. Mente sana en cuerpo sano. Lanzar bien la jabalina pero disfrutar la geometría.

Afán de perfección que no es perfeccionismo. Comprensión de la condición humana que aspira a volar pero que tiene lastre en las alas. Empeño laborioso por quitarse el lastre. Nutrición permanente de la aspiración a volar. Participación entusiasta en la preparación de nuestra propia olimpiada. En las cosas de cada día. En el trato con los demás. En las tareas oscuras que nadie ve. En la búsqueda de autenticidad en el diálogo continuo que tenemos con nosotros mismos.

Y así, en el 2012 no nos veremos en Londres, pero sí nos podremos reconocer como atletas armónicos que no aspiramos al oro,que sí habremos recorrido un camino de mejoramiento continuo, a nuestra medida, en los frentes de nuestro interés. Preparación permanente y silenciosa a unas olimpiadas en las cuales el podio no es de tres, sino una infinita escalinata en la cual siempre podremos colocarnos un escalón más arriba.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *