El combate contra el cáncer

Publicado en La Nación el 3 marzo, 2008
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

En la versión final se sugirió quitar lo marcado con amarillo y poner lo marcado con celeste.

En el combate de cualquier calamidad, ya se trate de enfermedad, delincuencia o desastre natural, existe el principio de la concentración de fuerzas. En un incendio es necesario un gran caudal, dirigido al foco del fuego. De poco sirven muchos chorritos sobre toda el área del incendio. Esa es la importancia de una unidad especializada contra el cáncer, con suficiente peso institucional.

En las empresas, la forma de hacer que una acción sea plenamente ejecutada, es constituir un proyecto. En Costa Rica, el ICE fue pionero en la constitución de proyectos para ejecutar acciones de alto impacto. No se hubiera podido incorporar “Arenal” a la capacidad de generación del país, poniendo ese desafío como encargo de un departamento tradicional ya establecido. En cambio, se constituyó una unidad organizacional llamada “Proyecto Arenal” y los resultados están a la vista.En su tiempo, en vez de encargar el desafío de aumentar la generación eléctrica a un departamento tradicional, se creó el “Proyecto Arenal” y los resultados están a la vista.

Imaginemos lo que hubiera pasado si los asuntos importantes que se manejaban en el Proyecto Arenal, hubieran tenido que ir a hacer cola en la agenda de la junta directiva del ICE. O imaginemos los asuntos del combate del cáncer haciendo cola en la agenda de la Caja.

Drucker recomienda como mejor modelo organizacional, la descentralización federada, aludiendo a la organización de los Estados Unidos. El combate del cáncer vendría a ser como un nuevo estado de la Unión. No como una oficina dependiente de Washington.

La Caja querrá llevarse la plata y meterla en su caja única. El designio de las instituciones públicas es crecer. Nunca las hemos visto decrecer. Pero el paciente de hoy, el paciente de mañana, y el comportamiento epidémico que tiene el cáncer en el país, demandan otra cosa.

Hay que establecer dentro de la Caja, un instituto con clara identidad,para el combate del cáncer. Así se focalizarán los esfuerzos, se le dará el carácter de retoño dentro de un árbol cuya vitalidad deja dudas y cada uno de sus personeros se sentirá propietario de su puesto de lucha.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *