Equipados para accionar

Publicado en La Nación el 11 febrero, 2008
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Los seres humanos estamos diseñados para la acción. La inacción es la excepción. Lo natural es que estemos procurándonos satisfacciones.

Nuestro aparato de acción está formado por instintos, conceptos, voluntad, inteligencia. Reaccionamos instintivamente ante ciertas cosas: nos retiramos del peligro y de lo desagradable. Nos acercamos a lo que nos resulta grato.

Nuestro aparato de conocer y procesar la realidad, está formado por elementos naturales y por elementos aprendidos. Nos funciona la lógica para una gran cantidad de decisiones elementales; entendemos y utilizamos silogismos. Y nos asiste también la intuición, la cual nos permite interpretar el mundo físico y el mundo emocional.

Otros conceptos parece como que no formaran parte de nuestro acervo natural, y son por cierto, requisito de acciones de mayor eficacia y significado. Por ejemplo, la acción madura tiene que ser previsora, para que tomemos acciones cuya plenitud de sentido no sea inmediata sino futura. Pero nuestra disposición natural, instintiva es presentista. Operamos como si el futuro no existiera. En muchas acciones –como cuando queremos ahorrar o estudiar- nos vemos ante la necesidad de posponer el disfrute. Pero instintivamente nos mueve el afán de disfrutar lo más pronto posible.

En algunas circunstancias poner la otra mejilla, disimular la ofensa, puede ser lo más constructivo para la convivencia, pero naturalmente tenemos el impulso a devolver el golpe. La frugalidad podría ser una virtud que le diera sosiego a nuestra vida y usos de alto valor a nuestro tiempo, pero nos impulsa instintivamente la avaricia.

Todo lo cual lleva a considerar la importancia de elegir para qué accionamos. En el fondo todos accionamos con el fin de aumentar nuestra felicidad, pero está claro que nuestra capacidad de acción necesita un timón, una guía,para alinearse con la felicidad.Ese es el papel de la ética, la cual va más allá de la proteína, del instinto, de las neuronas.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *