Evaluación de desempeño a los obispos

Publicado en La Nación el 28 enero, 2008
Categoría: Eficacia
Etiquetas: , , ,

Lo que hoy llamamos organizaciones planas son aquellas entidades que tienen pocos niveles entre el jerarca y quien está en contacto con los clientes o con las operaciones. En ese sentido, la Iglesia Católica es ejemplar: solo un nivel entre el comandante supremo y la trinchera, lo cual, entiendo, es una herencia del Imperio Romano.  En efecto, el jefe del cura párroco es el obispo y el de éste, el Papa.

 

En febrero, los obispos de Costa Rica, irán a una visita quinquenal que han de hacer a su jefe. La imagino como una reunión sobre resultados estratégicos, evaluación de desempeño y retroalimentación, como las que se dan en las empresas bien organizadas.

 

Según voceros de los obispos, uno de los temas que se tratará, es el de la  indiferencia religiosa del pueblo y esto me ha desatado la creatividad estratégica. El fenómeno religioso tropieza hoy con muchos distractores. Ya la Iglesia Católica no es el monopolio que fue hace años. Hace cincuenta años, se trataba de convertir a hijos de familias católicas practicantes, en buenos practicantes. Hoy tal vez el desafío sea aceptar que muchos no tendrán fe pero que conviene aumentarles la sensibilidad espiritual.  Que donde no se puede aspirar a tener logros en la vida sacramental, quizá convendría aspirar a tenerlos en la vida corriente: más civilidad, más respeto para el otro, más conciencia de la solidaridad.  

Las encíclicas papales se dirigen y resuenan aun ante no creyentes. ¿Serían más eficaces los obispos si se dirigieran también a no creyentes y a indiferentes? Convendría “segmentar el mercado” y buscar cambios graduales; no conversiones sino mejoramientos. Así, unos llegarán a ser santos, otros, solo a ser un poco más conscientes de lo trascendente.

Ya sin el poder que tuvieron en el pasado, los obispos podrían apostar más a lo que puede hacer la influencia que a lo que puede hacerel ejercicio de la autoridad, y si no pueden ser pastores de muchos, ser al menos sus guías.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *