Lo que queda después

Publicado en La Nación el 14 enero, 2008
Categoría: Contribución
Etiquetas:

En la era del trabajo manual, a una persona se la contrataba para que hiciera unas operaciones millones de veces. Lo que quedaba después de años de trabajo, eran muchos objetos terminados con esas operaciones. En estos tiempos del trabajo del conocimiento ¿Qué queda? ¿Qué se espera que quede después de cinco años de trabajo de un jefe de ventas, de un contralor, de un gerente de recursos humanos? Ciertamente lo que importa son los resultados y no las acciones realizadas. Así, se espera que su trabajo deje a la organización en mejor estado, con mejores prácticas,con mejor imagen, con mejores contactos, con mayor capacidad competitiva.

Cada uno de nosotrosrealiza múltiples actividades manuales o de conocimiento y múltiples actividades en las que media el afecto. ¿Qué se espera que quede al final de cinco años? Ciertamente, lo importante no será el número de veces que nos bañamos o nos alimentamos, ni el número de pasos que recorrimos, ni siquiera el número de páginas que leímos o las horas que nos divertimos o compartimos con otros. ¿Habrá algo perdurable a lo que convenga apuntar?

Podríamos apuntar a convertirnos en mejores seres humanos. Más productivos y con mayor sensibilidad espiritual. Más solidarios y con mayor sensibilidad artística. Con mayor claridad ética y con mayor capacidad de dar y recibir afecto. Podríamos también intentar mejorar el ambiente. Contaminar menos y reciclar más. O contribuir a mejorar la comunidad apoyando las buenas iniciativas, sacudiendo el hábito de ver de preferencia los defectos.

O bajar el amor de las alturas en que se encuentra y convertirlo en acciones concretas, de manera que nuestra forma de relacionarnos con los demás los potencie, haga salir a flote lo mejor de ellos, los desafíe, los promueva, los desarrolle. Ya tendrán muchas personas que les señalen sus defectos. Concentrémonos en señalarles sus fortalezas y en confirmarles la viabilidad de sus sueños para que sigan caminando con esperanza.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *