Evolución tecnológica

Publicado en La Nación el 19 noviembre, 2007
Categoría: Cambio
Etiquetas: , ,

Una generación puede simplemente utilizar los avances tecnológicos. Ésta está evolucionando con ellos. En Costa Rica no todas las casas tenían un aparato de radio en 1940. Y en 1960 había personas que nunca habían hecho una llamada telefónica. Hoy no hay una computadora en cada casa, pero el país se transformó.

La radio solo servía para una cosa. Lo mismo la tecnología telefónica. Hoy el teléfono celular es además agenda, cámara fotográfica, sistema de posicionamiento, acceso a Internet y computadora.

La generación que ya era adulta cuando se popularizó la computación en los ochentas, posiblemente se relacione con esta tecnología con menos naturalidad que los niños que nacieron en esa época y que ahora tienen entre 20 y 25 años. Muchos de estos jóvenes participaron en videojuegos en su temprana infancia y recurrieron a la computadora para hacer sus tareas escolares.

¿Qué va a ocurrir cuando esos chicos nacidos en esta era de las tecnologías de información y comunicación, tengan roles decisorios en las empresas, el gobierno, las comunidades?Aportarán una actitud de disposición al cambio más ágil. Estarán abiertos al teletrabajo. Reclamarán e instalarán el “gobierno digital”. Y populizarán el aprendizaje virtual.

El uso de redes se difundirá. Hacer diez llamadas telefónicaspuede tomar una hora. Enviar un mensaje a doscientas personas seleccionadas por sus intereses, no toma un minuto. Se encontrarán más aplicaciones al trabajo colaborativo, cuyo ejemplo más conocido es la Wikipedia: será posible plantear un problema y recibir soluciones –voluntarias o pagadas-de muchas personas, lo cualensanchará el mercado de ideas innovadoras.

Si los adultos no hacemos un gran esfuerzo de adaptación, acabaremos sintiéndonos extranjeros en nuestro propio país y lo que es más sensible, terminaremos percibiendo a nuestros nietos como si lo fueran, puesto que la brecha generacional que siempre ha creado distancias ahora es también brecha digital .

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *