Para qué

Publicado en La Nación el 8 octubre, 2007
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Dice Collins (Empresas que perduran) que para llegar a visualizar elpropósito fundamental de una entidad de acciónhay que hacer la pregunta “para qué”, varias veces. Supongamos que una empresa nos dice que su propósito fundamental es brindar servicios de transporte aéreo de alta calidad. Eso para Collins no es suficiente. Hay que preguntar “para qué”. Imaginemos que la respuesta fuera: para facilitar las relaciones entre las personas. Preguntaríamos de nuevo “para qué”. De nuevo imaginemos una respuesta: para crear vínculos más estrechos entre los países. Y volveríamos a preguntar “para qué”. Respuesta posible: para posibilitar la convivencia y la solidaridad entre los pueblos.

Me parece que tiene razón Collins. Como propósito, es más fundamental el último, que el primero.

Y lo mismo ocurre en la esfera individual.He encontrado que para esclarecer el verdadero objetivo hay que preguntar variasveces “para qué”. Supongamos que alguien nos dice que quiere estudiar inglés. ¿Para qué? Para tener mejores posibilidades de empleo. ¿Para qué? Para tener mayor ingreso. ¿Para qué? Y aquí nos dividimos. Unos podrían responder que para acumular dinero. Otros que para poder atender sus necesidades con menos horas de trabajo y disponer de más tiempo libre. Un filántropo –los cuales no son personajes de ciencia ficción-podría decir que para tener más capacidad para ayudar a otros. Si a cada una de estas respuestas le preguntáramos “para qué”, posiblemente obtendríamos la misma respuesta: para ser más feliz.

Porque el avaro acumula porque cree que eso lo hace feliz. Y el filántropo ayuda por la misma razón. Pero lo que hace felices a unos,no es lo mismo que hace felices a otros. Y esto nos lleva a la conclusión. Cuando nos fijemos metas,seamos muy cuidadosos en buscar cuál es nuestro propósito fundamental, nuestro verdadero, sentido, profundo, íntimo objetivo. No vaya a ser que hagamos como muchos, que buscan la felicidad a través de metas que no conducen hacia ella.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *