Aprender para el futuro

Publicado en La Nación el 1 octubre, 2007
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , , , , , ,

La invención de la línea de montaje por parte de Ford, no hizo sino iniciar la revolución que el automóvil desató: necesidad de carreteras, posibilidad de vivir en las afueras de la ciudad, necesidad de servicios.La invención de la máquina de vapor, no permitía presagiar lo que iba a ser la revolución industrial en sus aspectos de mejora del bienestar, transformación de lo cotidiano, demanda de tecnologías, transformación política. El descubrimiento de la penicilina, no mostraba que la medicina iba a dejar de ser un esfuerzo por aliviar al paciente, yconvertirse en una disciplina tecnificada de lucha contra la enfermedad. En Costa Rica cuando La Gloria abrió la primera tienda fuera de la Avenida Central no teníamos ni idea de la desconcentración del comercio que vendría.

La globalización está empezando. Las tecnologías de información y comunicación, están en su infancia. Ahora más que nunca es necesario mirar hacia delante. Con toda seguridad, el pasado que hemos dejado atrás no nos servirá para entender lo que viene. El TLC es como unaantena. Es un esfuerzo por captar señales y relaciones científicas y tecnológicas desde el mundo desarrollado. El gran significado del TLC no es el de ser un medio que baje los aranceles para poder importar vinos californianos o exportar plantas ornamentales con mayor estabilidad. El mayor significado es seguir conectados al futuro. Desde luego, podemos desconectarnos yseguir viviendo aislados de esa posibilidad. Sobre eso se podrá votar el próximo domingo.

Pero en unos años, sin TLC, donde más se notará nuestro aislamiento, será en los aprendizajes que habrá hecho la población. El colegial español está obligado a aprender más que el colegial haitiano porque vive en un medio de mayor nivel de reto y de mayor circulación de conocimientos. Si decimos “sí” nos abrimos al reto de aprender más y de desarrollar mejores habilidades.

No cerremos la puerta. No nos cortemos las alas. No neguemos este reto a nuestros jóvenes.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *