Sí o no

Publicado en La Nación el 17 septiembre, 2007
Categoría: Política
Etiquetas: , , , ,

Si usted estudió detenidamente el TLC y encontró fríamente que contenía más perjuicios que beneficios para el país, vaya vote “no” orgullosamente.


Pero si a usted –como a muchos- lo desilusionan algunos políticos, votar “no” para mandarles un mensaje de protesta, sería como dispararse en el pie para amedrentar al otro. La corrupción me disgusta tanto como a usted. Pero votar “no”, no tiene ningún efecto sobre ese flagelo. Si usted siente que por poco su candidato hubiera salido electo en la pasada campaña presidencial, votar “no” no le va a agregar nada a una elección que salió como salió.


Si usted pertenece a la gran población de costarricenses que van a las elecciones presidenciales movidos por el caudillismo y seguros de que su candidato va a hacer milagros y ahora, después de quince meses ya se dio cuenta de que don Oscar no iba a hacer milagros, mejor espere a la próxima campaña y no contamine su voto en el referendo. Castigar al capitán del barco amarrándole las manos nos perjudica a todos.


Usted podría mirar la posición política como una bandería deportiva y no estar dispuesto a cambiarla jamás. Entoncescomo votó contra Liberación en la pasada campaña ahora siente laobligación de votar contra todo lo que el gobierno proponga. Esa podría seruna de las razones para que este país con tantas condiciones favorables, haya avanzado tan poco.


No se deje llevar por el “voto envidia”: como esto beneficia a los empresarios, votaré “no”. El progreso económico no lo hace nadie en solitario ni lo disfruta nadie en solitario. A mí no me gusta la brecha entre pobres y ricos, pero rechazar el TLC no es la forma de lidiar con eso. Es más factible resolver la brecha cuando hay más riqueza para distribuir.


Y finalmente votar “no” no nos devolverá a la Costa Rica sencilla, segura, solidaria, de los años 70.Sobre esa ya no tenemos influencia; se nos fue, porque el tiempo pasa. Sobre la que sí podemos influir, es sobre la del 2021, cuando la independencia cumpla dos siglos.



Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *