Desvalorizar rasgos

Publicado en La Nación el 6 agosto, 2007
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

La zorra de la fábula, después de saltar muchas veces sin alcanzarlas, se alejó mirando las uvas y diciéndose que“de por sí estaban verdes”. Hay en nuestro interior una voz que nos consuela de lo que hemos perdido o de lo que no hemos alcanzado. Es conveniente criticarla porque a veces tiene razón y a veces está equivocada. Cuando vemos un país muy industrioso la voz suele decirnos: “eso no es forma de vivir, correr todo el día, trabajar y trabajar”, sin reparar en que eso le hace posible tener excelentes servicios públicos de educación y salud por ejemplo.

Los grupos nos recuerdan la curva de distribución normal: hay unos pocos que muestran una característica con debilidad. Y unos pocos que la muestran intensamente. Y en el medio, la población “normal”, los que la tienen sin llegar a extremos. Pero nuestra subjetividad a veces nos lleva a pensar que la forma normal de ser es la que nos resulta cómoda. Pensemos en la locuacidad. Hay personas de muy pocas palabras. Otros casi no dejan hablar. Y en medio, los que utilizan la palabra sin parquedad pero sin abuso. Sin embargo, cuando nos ponemos como ejemplo de normalidad, a quien es más concreto que nosotros, la voz lo desvaloriza llamándolo “mudo” lo mismo que a quien es más expresivo, diciendo que siempre habla como loco.

Al desvalorizar los rasgos que no compartimos, estamos obstaculizando el convertirlos en modelos. Si vemos una persona ordenada, nos sentimos atraídos hacia ese rasgo: nunca pierde ningún objeto, siempre encuentra todo al primer intento. Algo en nuestro interior empieza a cuestionar nuestro propio desorden, a admirar al otro, a querer imitarlo, hasta que la voz clama diciendo: ¡Ese es un obsesivo!Y hasta ahí llegó el modelaje, que es el nombre de lo que ocurre cuando aprendemos de otros tomándolos como modelo.

Así perdemos posibilidades de mejorar, cuando a la persona estudiosa la llamamos nerda, a quien concilia, cobarde, al quien es servicial, servil y sapo al que apoya la gestión correcta del jefe.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *