Nacer de nuevo

Publicado en La Nación el 30 abril, 2007
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Hay revoluciones personales que nos transforman, que nos ponen ante nuevos objetivos, ante nuevos sueños, realidades y desafíos. Nuestro yo sabe tocar, tiene unos gustos, pero las circunstancias nos enmarcan. Unas nos limitan, otras nos potencian. Condicionan la melodía que finalmente tocamos.

Nunca conviene pedir una tormenta sobre nuestra vida, pero de una tormenta se puede salir fortalecido, con una nueva visión, con una nueva actitud, con nuestra vida reinventada.

Cuando nuestro estado actual es grato, nos apegamos a él. Y tememos que cualquier cambio pudiera reducirnos las posibilidades de auto-realización entendida como que cada uno llegue a ser lo que ha de ser. Dentro de las circunstancias, claro está. Víctor Frankl, psiquiatra, judío, plantea que la autorrealización tiene que ver con encontrar el sentido de nuestra vida, la misión a la que nos hemos de dedicar.

Imagino una obra deteatro en la cual, conociéramos muy bien el libreto de cada acto, pero no el de los siguientes y que para éstos tuviéramos libertad de actuación. Realmente eso nos ocurrió. Cuando fuimos estudiantes teníamos un libreto. Luego con libertad de actuación fuimos siendo profesionales. Conocíamos el libreto de cómo ser solteros y tuvimos que inventar cómo ser casados. Fuimos novios y recién casados con libreto y luego con libertad de actuación inventamos cómo ser padres. Y así como ahora somos adultos con libreto,un día tendremos que inventar cómo ser jubilados.Adelante hay cambios que nos limitarán en unas direcciones, y nos darán libertad de acción en otras. La posibilidad de nacer de nuevo, está abierta a cada paso, pero no reparamos en ella porque estamos muy apegados a las circunstanciaspresentes y tememos al cambio.En la coyuntura, en el socollón, podría confortarnos la esperanza de nacer de nuevo, a otro tramo distinto de nuestra vida, en el cualencontráramos el sentido, con un poco menos de dificultad que la que tuvimospara encontrar el sentido de lo que hacemos hoy.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.