Justo a tiempo

Publicado en La Nación el 26 marzo, 2007
Categoría: Convivencia
Etiquetas: , ,

Cuando Ford popularizó el automóvil, les dio a sus poseedores la posibilidad de recorrer distancias mayores que las que recorrían a lomo de mula. Hoy, a la hora pico, cuando vemos varios carriles hacia allá y varios hacia acá, repletos de automóviles que avanzan casi a la velocidad que avanzaría una mula, nos damos cuenta de que estamospresenciando el retorno a la situación de hace un siglo.

Y no se trata de volver atrás, sino de buscar mejores soluciones para el futuro. Cuando a Russell Ackoff (El arte de resolver problemas) lo contrató la Ciudad de México para que hiciera recomendaciones sobre tránsito urbano, salió con una respuesta de ruptura: ya se podría invertir en vialidad todo lo que se invirtiera,periódicamente el problema retornaría, aunque solo fuera por el hecho de que más y mejores vías incentivan el uso de autos privados, los cuales volverían a saturarlas. Su solución eficaz, era reducir el ancho de los automóviles. Imagine –o búsquelo, porque ya está diseñado-un auto de dos plazas, una detrás de la otra, con un motor de baja potencia, porque en la ciudad nada se gana con circular a cien kilómetros por hora.

El automóvil, ha sufrido adelantos tecnológicos importantes, pero sigue teniendo serias deficiencias: la relación entre el peso muerto del automóvil y el número de pasajeros que transporta es irracional. Hay que preguntarse sobre el tamaño requerido de las alas de un avión y sobre la flotabilidad de un barco que tuvieran esa misma relación.

Los semáforos inteligentes van a ser de gran ayuda si no nos resultan simplemente “vivos”. Pero una solución más radical –y parcial, porque hay otras-es un sistema integrado de vehículos de servicio público y no una suma de empresas independientes como en la actualidad. Si en una planta industrial los materiales se manejaran con la ineficiencia con la que se maneja el transporte de pasajeros en San José, esa planta no podría competir. Y esta ciudad está llamada a ser muy competitiva en eficienciay confort.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *