Cooperar o competir

Publicado en La Nación el 19 marzo, 2007
Categoría: Convivencia
Etiquetas: , , , , , ,

El Dr. Leonardo Boff en la disertación inaugural del curso lectivo de la UCR, dijo que lo pernicioso del capitalismo es que está basado en la competencia y no en la cooperación. Lleva razón. Sería preferible un sistema tan productivo, pero basado en la cooperación. Y que fuera más eficaz para lidiar con la pobreza, la ignorancia yla enfermedad.

El problema es que con los seres humanos tales y como somos, ese sistema no funcionaría. La regla básica del capitalismo es “busque cada quien su propio interés” y con esto, la humanidad ha llegado a los niveles de bienestar material a los que ha llegado.

La regla de obtener beneficio según la productividad personal, estimula la inversión, la formación, el trabajo tenaz y no necesita ser reformada. Lo que necesita ser reformado es el corazón del hombre. “En el hombre existe mala levadura”dice Francisco de Asís, personaje de Darío en “Los motivos del lobo”.

Bill Gates en busca de hacer ganancias, le ha hecho un gran beneficio a la humanidad poniendo a su disposición tecnologías de información y comunicación sin precedentes. Y cuando financia su fundación dedicada a combatir la pobreza y la enfermedad, muestra que el afán de hacer ganancias no es incompatiblecon la compasión y que es diferenteal afán avaricioso de acumularlas indefinidamente.

Para algunos capitalistas, producir ganancias es como un deporte, una forma de medir su aptitud. Esa búsqueda de retroalimentación, es compatible con la sensibilidad por los que menos tienen. Acumular indefinidamente es propio de la escasez. En un mundo de abundancia, acumular pasará de moda. Entonces se valorará la cooperación. Y consonante con elviejo lema de que “nobleza obliga” surgirá uno nuevo de que“riqueza obliga”.Esto coincide con la recomendación del Dr. Boffde mirar hacia delante y leer las señales de que sin solidaridad, no vamos a llegar muy lejos. Y mirar hacia arriba para desarrollar una visión espiritual del mundo y del hombre.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *