Metí la pata

Publicado en La Nación el 12 marzo, 2007
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

Hay que tratar de no cometer errores. Pero cometer un error puede ser útil. Nos deja ver ennuestra propia piel, cómo nuestro aparato de pensar nos hace jugadas. Y eso nos ayuda a estar más atentos o más críticos la próxima vez. Es valioso detectar las causas del error, lo cual opera como medicina preventiva; como vacuna. Equivocarnos, nos sirve como ejercicio de humildad. Los griegos llamaban “hubris” a la arrogancia, a la desmedida auto-valoración  para lo cual existía una deidad castigadora llamada Némesis.

Hay situaciones en las que estamos más predispuestos a cometer errores. Cuando estamos cansados o cuando estamos eufóricos y ni qué decir de cuando tenemos lossentidos aletargados por la ingestión de sustancias tóxicas como el alcohol. O cuando la ira nos moviliza. O cuando el hábito o el exceso de confianza nos llevan a reducir la alerta en algo que estamos haciendo. O cuando el desorden en la mesa de trabajo,impiden tener a la vista con claridady concentración el espacio y el objeto sobre el cual se opera.

En algunas actividades, para evitar cometer errores se sigue cuidadosamente un protocolo, un procedimiento. Ningún cirujano hace su intervención cambiando el orden de sus pasos. Ningún piloto inicia una operación de despegue sin revisar una lista de datos indispensables para un vuelo seguro.

Hay situaciones en las cuales un solo error produce un mal resultado. En otras, el mal resultado depende de varios errores en serie. Por eso se habla de cadenas de errores: dejamos el auto en una zona de poca vigilancia; además no le activamos las alarmas; y además no cerramos bien las ventanillas.

Lo que hacemos con el error, puede agravarlo. Por ejemplo mentir sobre el error. U ocultarlo. O autoflagelarnos con mensajes que dañen nuestra autoestima. O inculpar injustamente a otros. O culpabilizarnos de manera que anulemos nuestra creatividad y energía para enmendarlo. O inhibirnos y abandonar la actividad en la que lo cometimos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *