Calentamiento global

Publicado en La Nación el 5 febrero, 2007
Categoría: Política
Etiquetas: , , , ,

Hay una pugna sobre la verdad científica del calentamiento global. Algunos se resisten amarrados a un concepto que es básico en la ciencia –la causalidad- : hasta que no les demuestren sin lugar a dudas que el calentamiento es causado por la actividad del hombre, no están de acuerdo en apoyar el Tratado de Kyoto ni en darle crédito a Al Gore con su película “La verdad incómoda”.

El viernes pasado 2500 científicos volvieron a sonar las alarmas. Podrían estar equivocados. Pero parece de sentido común que más bien estén equivocados quienes se les oponen. Imaginemos las motivaciones de unos y otros. Los científicos, la de siempre, explicar lo que está ocurriendo. Los opositores, no verse obligados a incurrir en costos para reducir las emisiones de CO2, costos que nos afectarían a todos.

Una referencia para inclinarse del lado de los científicos es la “apuesta de Pascal”. Pascal decía que es preferible creer en el más allá y que no existiera, que no creer y al final de la vida encontrar que sí existía. O esta versión más moderna: aunque exista una baja probabilidad de que unas causas ocasionen un gran daño en perjuicio de muchos, lo ético es evitar esas causas. Los londinenses arrugan la cara cuando ven a alguien en un vehículo 4×4 en la ciudad, porque sonmás contaminantes, no solo en su operación sino en su producción puesto que insumen más materiales. En ese sentido deberíamos aplaudir a quienes andan en motos, especialmente de cuatro tiempos que son menos contaminantes.

Silos científicos tienen razón, cada uno de nosotros tiene la posibilidad de contribuir a evitar el calentamiento global. Hagamos la tarea: circulemos menos en automóvil, especialmente por zonas congestionadas; apaguemos las luces y aparatos innecesarios; utilicemos más la energía solar; evitemos producir basura y reciclemos. Y sembremos más árboles. Y como país invirtamos audazmente en plantas hidroeléctricas, en vías urbanas descongestionadas y en un servicio público de transporte de calidad mundial.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *