Pegar botones

Publicado en La Nación el 11 diciembre, 2006
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , ,

Sobre los talleres de los últimos días del curso lectivo, dice el señor Ministro de Educación que el punto es cómo volver a encontrar el gozo a los procesos de aprendizaje. Ese objetivo, justifica todos los experimentos que se quiera hacer. Educarse es ir a un establecimiento de enseñanza a que unos que saben más, nos embutan conocimientos que ni nos van ni nos vienen. Pero si operara el paradigma de que educarse es encontrar tutores para el impulso innato de aprender, multiplicaríamos la productividad de los recursos dedicados al tema.

Carl Sagan en uno de sus libros dice que un cristal de sal común, puede ser suficiente para aprender cómo está estructurada la naturaleza. El ojo entusiasta y observador puede encontrar en él, los conceptos de compuestos, moléculas, átomos, enlaces, electrones, órbitas, protones.

¿Y en la pegada de botones? Se podría indagar qué sienten chicos y chicas sobre el aprender; hacer ejercicios creativos sobre de cuántas maneras se puede pegar un botón haciendo uso de hilo y aguja. Y de cuántas maneras se podría sustituir la aguja. Y el hilo. Y sobre cuáles son los sustitutos modernos del botón. Y sobre cómo prenda-ojal-hilo-botón, son un sistema, qué inconvenientes tieney cómo podrían superarse.

También se podría preguntar cómo se puede mejoraruna destreza. Y se podría explicar lo que es la producción en serie. Y hacer una aplicación de pegada de botones en serie. Y cronometrarla. Y mostrar de qué manera la especialización aumenta la productividad. Y lo que es la producción en serio.

Y luego estudiantes y maestros podrían hacer un inventario de aprendizajes. Y buscar formas de aplicar esos aprendizajes en otras áreas y en otras instancias. Posiblemente saldría a flote que el entusiasmo es indispensable para el aprendizaje y que aprendemos con todo nuestro ser y no solo con ojos y cerebro. Y que en el proceso de aprender, a pegar un botón, a pilotear un jet o a hacer una cirugía, hay elementos comunes y mejorables.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *