Desestabilizadores automáticos

Publicado en La Nación el 4 diciembre, 2006
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

El jefe llama a su colaborador y le manifiesta su insatisfacción por su desempeño. Unas personas se sentirán acicateadas para rendir mejor. Otras se achantan y entonces rinden menos. Que el jefe perciba a alguien como ineficiente ya es malo. Que a raíz de eso la persona se apabulle, es peor. Para unos pocos, apabullarse ante la retroalimentación negativa es casi automático.Los demás, tienen –aunque no lo crean muy firmemente- la posibilidad de optar entre apabullarse y sentirse acicateados.

Una dolencia le muestra a alguienun horizonte con unas limitaciones que no había imaginado un mes antes. Deprimirse no es la única opción. También podría convocar a su yo interior diciéndose que habrá que reducir los planes o asignarles más tiempo o másenergía. Si se deprime, estará dificultando su recuperación y colaborando con la circunstancia adversa.

Quien pierde su puesto de trabajo necesita de todos sus recursos para transitar por esa difícil situación. Si se recrimina, se minusvalora, se ve como víctima o va quejándose contra la realidad, le estará restando energías a la solución de su problema temporal.

Hoy está claro que toda pérdida nos hace pasar por varias etapas anímicas. Una de ellas es la depresión, el lamento por lo perdido. Pero atascarse en esa etapa nos convierte en saboteadores de lo que más nos conviene en ese momento,que es superar la pérdida.

El enojo ante el cliente que reclama, el temor ante los malos resultados, la ansiedad aguda del estudiante que rinde exámenes, constituyen formas de agudizar lo negativo. La carga en los barcos va balanceada. Y cuando viajan sin carga, deben llenarse de agua. Eso para que cuando se bamboleen mar adentro, esa carga o ese lastre les ayuden a recuperar la posición. Si viajaran con la carga mal distribuida, al primer bamboleo zozobrarían. Hay actitudes personales que en caso de mar gruesa en vez de ayudar a recuperar la posición necesaria para avanzar, colaboran con el naufragio.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *