¡Qué salvada!

Publicado en La Nación el 16 octubre, 2006
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

La expresión es de uso común, lo cual quiere decir que la situacióna la que alude también lo es, lo mismo que la actitud que está detrás de la expresión.Salvarse es lograr algo que era poco probable. Nos quedamos sin gasolina en la carretera y pasó un amigo. Compramos una finca y le pasó enfrente una nueva carretera. Teníamos un examen para el cual no estábamos bien preparados y se fue la luz.

El espectro político ofrece distintas formas de salvarse. En una situación liberal extrema, la regla de juego es sálvese quien pueda. En los accidentes marítimos, esa ley no es tan extrema. Recordemos que se habla de que las mujeres y los niños van primero. Lo cual es análogo a un sistema político en el que opere una situación liberal consciente de que los débiles necesitan un apoyo especial: los viejos, los enfermos, los deseducados, los de menores medios económicos.

En un régimen de socialismo nórdico, el estado salva a todos, con generosas dotaciones para estudiar, con sistemas de salud gratuitos y desde luego, de primer mundo. El paradigma es la protección desde la cuna hasta la tumba. En la vieja Unión Soviética quienes estaban salvados eran los de la nomenclatura, o sea los enchufados al régimen. Los demás pensaron que podrían salvarse mejor en un régimen de libre empresa y deshicieron la Unión. En el estado empresario que vivió Costa Rica en los setentas, unos se salvaron mejor que otros. Lo mismo que en el estado corrupto de los noventas. Lo cual lleva a preguntarse si siempre que el estado crece surge paralela una nueva clase, una nomenclatura, los paniaguados o lo que en los cuarenta se dio en llamarlos opilados.

La persona queacciona con previsión, con tiempo, quien está preparado, quien es diligente, nunca se salva. Sale bien. Logra sus metas. Tiene éxito. Pero no se salva. Recorrer el camino con buenos resultados no es salvarse. Salvarse es dejarle la tarea al azar. El éxito no debería sorprender a la persona eficaz.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *