La jaulita de oro

Publicado en La Nación el 2 octubre, 2006
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , ,

En una unidad de combate se habla de maniobrabilidad para designar la capacidad de esquivar o evitar a un enemigo para no ser visto o para cambiar de dirección en poco espacio. La unidad que se ve emboscada o reducida a un terreno que impide la movilidad, pierde esa característica. En nuestro lenguaje corriente, se habla de que no tenemos que dejarnos arrinconar, porque eso nos reduce las opciones, nos quita libertad, y nos va poniendo “contra la pared”. Quien está entre la espada y la pared es porque perdió maniobrabilidad.

Para poder construir con los demás –en la vida personal, en la empresa, en el país- necesitamos la posibilidad de ejercer la libertad individual de manera armónica. En las empresas hablamos por ejemplo de crear valor con el proveedor, esto es obtener del proveedor unas condiciones tales que resulten valiosas para nuestra empresa y para el proveedor. Al contratar a una persona, la empresa debería buscar que las características sobresalientes de la persona se ajusten a las necesidades específicas del puesto.

A veces esa armonía deja de existir y la maniobrabilidad desaparece. El colaborador que ha sido amonestado por llegadas tardías, pierde maniobrabilidad: a la próxima se verá en problemas. La empresa que depende de una persona clave, la ha dejado coger la sartén por el mango y podría llegar a ver señales de chantaje. El proveedor único de una materia prima muy importante, de una cierta manera nos obliga a aceptarle condiciones indeseables. El proveedor de un equipo especializado, nos quita maniobrabilidad por los años que dure el equipo. El empleador único en una zona, podría hacer que los colaboradores sientan el mensaje de “tómelo o déjelo” cada vez que endurezca las condiciones de trabajo.

La libertad para construir armónicamente con los demás depende de nuestra capacidad de maniobrar. Conviene pues, en toda decisión, verificar que no la estemos perdiendo. Nadie quiere verse encerrado, ni siquiera en una jaulita de oro.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *