18 millones de maestros

Publicado en La Nación el 1 mayo, 2006
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , , , , , ,

Dice la UNESCO que el mundo necesitará 18 millones de nuevos maestros para el 2015. ¿Y si cambiáramos la técnica? Actualmente los maestros, con pizarra y tiza, luchan por hacerse escuchar, ante 35 jóvenes, explicando algo que está en el libro. Los alumnos escuchan o copian. ¿Se valora el aprendizaje? A los padres les interesa solo la nota de los chicos. A los chicos los feriados. Al gobierno cumplir el programa a rajatabla. En esas circunstancias, la estimación de maestros requeridos puede ser cierta.

No es lo mismo explicarle algo a un chico si antes se le ha “arado” el entendimiento con inquietudes. La escuela debería sembrar inquietudes. No lanzar explicaciones sobre asuntos que quizá no interesen. Hace años, los hogares eran aliados de los maestros. La admiración que nuestros padres sentían por lo que aprendíamos, era motivación suficiente para aprenderlo. El hogar y la comunidad valoraban el conocimiento. Hoy parece que la comunidad valora preferentemente la productividad. Tal vez por eso no se cultivan las humanidades o tal vez por eso, la joven que podría estar estudiando Física 3, trabaja en un centro de apuestas.

Se dice que el milagro griego arrancó de la admiración que sentían por la naturaleza. ¿Se siente hoy admiración? ¿Sabemos admirar el laboratorio que hay en cada hoja? Hemos dejado de admirarnos porque estamos atosigados de maravilla. Ya no pensamos en el portento aerodinámico que es un ala porque el telescopio Hubble ha orbitado al borde de la atmósfera por dieciséis años.Hay que rescatar la capacidad de admiración.

Sin observación no hay espíritu científico. ¿Cuán sistemáticamente se enseña la práctica de la observación? La televisión nos ha hecho preferentemente visuales en olvido del resto de los sentidos. Y nos ha enseñado a ver velozmente, sin sosiego, para poder seguir la trama. Hay que dedicar esfuerzos a producir un cambio en la valoración del aprendizaje y en la técnica con la cual se lo gestiona.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *