Cultivar el realismo

Publicado en La Nación el 20 marzo, 2006
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

Los ejecutivos y las personas que realizan sus acciones con eficacia, suelen ser muy realistas. Ser realista es apegarse a los hechos. El tiempo no se puede devolver. Tan imposible es cambiar algo que ocurrió hace cinco minutos, como hace cinco siglos. Es llorar sobre la leche derramada. Lo que remedio no tiene, olvidarlo es lo mejor. El futuro es incierto. Esa incertidumbre introduce el riesgo. Unas cosas nos salen bien. Otras nos salen mal, pero fallamos en el cien por ciento de las que no intentamos. El azar funciona, a veces a favor, a veces en contra. Ocuparse es más constructivo que preocuparse. No hay que poner el puente antes de llegar al río. Cada día tiene su afán.

Nuestra capacidad es limitada. Nadie puede ser otro. Ni siquiera casi otro. “Si yo tuviera, el dinero, los estudios, la simpatía de fulanito…” son expresiones que violan esta realidad. Nadie es en el vacío sino que somos en función de las circunstancias. De las que históricamente se han venido incorporando a nuestra vida –estudios que hicimos, experiencia que acumulamos-,hasta las coyunturales como por ejemplo ese encargo que le dan a alguien y no a otra persona. Esas circunstancias cambian. Dependende lo que son hoy, pero mañana serán diferentes.Estamos inmersos en un acontecer dinámico. Algunascircunstancias no son inertes sino que tienen acción propia. De sí misma da fruto la tierra.

Muchos resultados se logran poco a poco. Como lo percibieron los clásicos, la naturaleza no da saltos. La imaginación difiere de la creatividad. Como lo dijo una famosa señora, la imaginación es la loca de la casa.

¿Y por qué será que sabiendo todo eso nos desviamos del realismo? Quizá para reducir el temor ante lo desconocido, para reducir el dolor que nos causan los reveses, para alimentar falsas esperanzas y hacer más llevaderos los tramos ásperos del camino. Se puede ser realista yacariciar sueños. También se puede esperar milagros. Pero no hay que ponerlos en el presupuesto.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *