La energía que nos moviliza

Publicado en La Nación el 20 febrero, 2006
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , ,

Prefiero la palabra movilización porque a la palabra motivaciónse le han adherido conceptos perniciosos. Nos parece que la motivación es algo que alguien le hace a otro para que haga algo. Lo cual se ajusta perfectamente a la forma como opera un juguetito a control remoto: el niño le da órdenes para que se mueva hacia acá o hacia allá.

Los seres humanos somos diferentes. Cierto que hay elementos externos a nosotros que nos hacen movernos para allá o para acá. Cierto que hay personas que hacen cosas a las cuales respondemos en una u otra forma. Pero nuestra diferencia esencial con respecto al juguetito a control remoto es que tenemos la posibilidad de elegir si respondemos así o asá.No nos hagamos ilusiones. No tenemos libertad total. Hay miradas ygestos que nos ponen agresivos o que nos suavizan el corazón. Ante esos estímulosno tenemos libertad. Pero tampoco nos pongamos fatalistas: no somos esclavos de todo cuanto ocurre a nuestro alrededor. Los seres humanos podemos ponerle al mal tiempo buena cara y no hacer como los animalitos que solo pueden ponerle al mal tiempo mala cara.

Creo que nos movilizan los retos. Hay en la fibras profundas de nuestro ser, un impulso a lograr cosas. El reto, silencioso, solitario, convoca nuestra energía. No se trata de que queramos quedar bien ante la gradería, o quedar anotados en el salón de la fama. El reto puro y simple nos llama. En esto por cierto, hay un campo amplio de posibilidad de crecimiento personal y de diversión en este deporte privado. Aprender un término, afrontar una dificultad, suspender el disfrute de un placer, disciplinarnos en el uso del tiempo o de otros recursos, sostener el esfuerzo un minuto más, callar eso que explota en nuestras garganta, o repetir en beneficio de otros eso que estamos cansados de repetir, dejar pasar por alto eso que no vale la pena o comprarnos el pleito en algo que sí la vale, son formas de ejercitarnos en este deporte íntimo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *