Una agenda de mejoramiento

Publicado en La Nación el 2 enero, 2006
Categoría: Eficacia
Etiquetas: , , , , ,

La ineficiencia de los otros nos repugna. Superémosla en cada uno de nosotros.

En vez de quejarnos de personas o situaciones, hagamosofertas que las mejoren. En vez de lamentarnos por cómo son, hacerles peticiones concretas, cordiales. En lo que nos disgusta o perjudica,decir cuáles acciones tomaremos en vez del resignado“idiay, qué va a haber”.

Ir al grano, en vez de dar rodeos. Precisión en vez de “más o menos”. Concisión versusampulosidad verbal. Puntualidad, en vez de esa desalentadora “hora tica”. Agenda concreta, en vez de “ahorita” o “cuando tenga chance”. Excelencia para superar el “más o menos”. Ir un poco más allá, aprovechar el segundo aire, correr la milla extra,para superar la mediocridad. Asumir posiciones, comprometerse,en vez de “no me compro ese pleito”.No tener temor de decir la verdad en vez de invocar que “en boca cerrada no entra mosca”. Previsión,en vez de poner las cosas de las que somos responsables, en manos de la divinidad.

El carácter dispuesto a afrontar dificultades, a entender el valor del sacrificio y del esfuerzo,en vez del “pura vida”. Solidaridad, empezando por arrimar el hombro, en vez de “sálvese quien pueda”. Interconectar conocimientos, talentos, acción, en vez de“cada uno para su saco”. En vez de “esto no me toca”, si no hay quien lo haga, hacerlo.Reconocer más el argumento que dan los hechos, que el que danlas palabras. Esforzarse por conocer la realidad y respetarla. Valorar el conocimiento,en vez de “batear”. Pensar más y dejar de soñar despiertos. En vez de frustrarnos con la ineficiencia estatal, exorcizarla o fumigarla con eficiencia individual.

Preferir las oportunidades a las limosnas. Sentirse comprometido a aprender en vez de estar simplemente matriculado en el colegio. Trabajar, producir, contribuir versus figurar y ostentar. Sencillez versus oropel yapariencia.

Cambiar estas cosas puede transformar el país. Hagamos un pacto que nos transforme. Ha de hacerse, primero, ante cada uno. Luego de cada uno con cada otro cercano y querido. Luego en el aula y en el lugar de trabajo… y hasta en el nuevo congreso y en el nuevo gabinete.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *