Peter Drucker

Publicado en La Nación el 21 noviembre, 2005
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

La semana pasada murió Peter Drucker a los 95 años. Los ejecutivos y los académicos dedicados al tema le debemos mucho.

Algunas de sus afirmaciones se han convertido en lemas. Como cuando dice que solo se construye sobre fortalezas, a pesar del énfasis que ponemos en subsanar debilidades. O cuando afirma que la formulación de planes no es una actividad que se haga para el futuro. Que los planes le dansentido futuro a las acciones de hoy. Lo que queremos lograr en cinco años, nos dice a qué deberíamos darle énfasis en este día. En los últimos años, destiló mucho de su conocimiento en un libro dirigido a la buena administración de sí mismo, que de existir en español se llamaría “La gerencia de sí mismo”

Afirma que en la empresa, hacer utilidades no es un objetivo bien formulado. Que el objetivo válido es hacer clientes y satisfacer sus necesidades. Que si se logra esto,las utilidades vendrán por añadidura.Dice que la mayor responsabilidad social que la empresa tiene es hacer bien lo que hace, utilizar bien los recursos que tiene a su disposición. De lo cual interpreto que si no se trata de un monopolio sino de una empresa en competencia, sus ganancias son un indicador de que está cumpliendo bien su función social. Porque genera unos productos que satisfacen de tal manera las necesidades de los consumidores, que ellos están dispuestos a pagar precios que dejan ganancias.

Su primer libro formalfue La Práctica de la Gerencia, el cual luego revisó y aumentó y lo convirtió en una obra monumental: “La gerencia, tareas, responsabilidades y prácticas”. Fue el primero en enunciar juicios y prácticas que luego fueron adoptados por la profesión. Por ejemplo, fue el primero que expresó que la piedra de toque del liderazgo es la integridad personal del líder.O que quienes se dedican a la empresa –socios, gerentes, ejecutivos-realizan una función de alto valor social. O que estábamos ante una evolución que haría más valioso el conocimiento que el músculo.

Si solo fuera a leer uno de sus libros, lea “El ejecutivo eficaz”, un libro breve lleno de consejos, trucos y reflexiones sobre la eficacia.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *