Economistas callejeros

Publicado en La Nación el 31 octubre, 2005
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Economizar es una palabra que se asocia con ahorrar, con gastar menos. En inglés, una palabra semejante significa proceder conforme a reglas económicas, lo cual casi todos hacemos aunque no lo sepamos. De la misma manera que no hay que estudiar biología para apegar nuestro comportamiento a las reglas biológicas o no se necesitasaber aeronáutica parano intentar saltar de la copa de un árbol a la de otro, tampoco hay que ser economista para apegarse a las reglas económicas.

Cuando estamos proponiendo una forma de realizar algo, a veces es oportuno que alguien diga “se va a ir lo comido por lo servido”, lo cual quiere decir que el tiempo, los esfuerzos y los recursos que se pongan en ese asunto van a producir un resultado que no los justifica. Igual sentido tiene la expresión “va a salir más caro el caldo que los huevos”.El economista nos diría de manera elegante que la relación de beneficio-costo de ese proyecto, no es satisfactoria.

Los economistas basan sus análisis en la realidad de que los recursos son limitados. Con un galón de gasolina podemos mover un auto veinte kilómetros o una motocicleta sesenta, pero no podemos hacer las dos cosas. Con una cantidad dada de harina podemos hacer dos bollos de pan o cien galletas, pero no el pan y las galletas. En el habla popular se previene que “no hay que desvestir un santo para vestir a otro”.

Cuando alguien nos dice que intentar tal o cual cosa es “arar en el mar”, nos está diciendo que la productividad de la actividad es cero. Pasamos el arado y tras de él, el agua va borrando el surco. Imagen semejante utilizaba un viejo banquero que decía de algunos solicitantes de crédito que eran muy buena gente, muy trabajadores, pero que “no les lucía”, o sea, que sus esfuerzos no se veían premiados con resultados.También utiliza el pueblo para situaciones semejantes la expresión de que “no hay que gastar pólvora en zopilotes”, o señala con preocupación cuando se están perdiendo esfuerzos “predicando en el desierto”. Y de manera más tremenda, utiliza la expresión “le salió el tiro por la culata”, para designarla productividad negativa, o sea el uso de tiempo, esfuerzos y otros recursos, que se traduce en resultados más bien perjudiciales.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *