Vivir peligrosamente

Publicado en La Nación el 15 noviembre, 2004
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , ,

En una entrevista que publica esta semana“El Financiero”, don Eduardo Lizano señala que para lograr el desarrollo es necesario que la gente acepte vivir peligrosamente, con lo cual se refiere a que en la seguridad total no hay progreso. Que cuando los empresarios tienen protección se aletargan. Que cuando un empleado es inamovible, deja de mejorar.

Dos empeños han guiado el trabajo profesional público de Eduardo. La estabilidad y el crecimiento. En el primero, como jerarca por muchos años del Banco Central y como punto de referencia de muchas de las personas que han tenido responsabilidades por el tema, el éxito ha sido completo. En lo del desarrollo, muchas ilusiones han tropezado con dificultades políticas insalvables y aunque los logros no son despreciables, se puede percibir su insatisfacción por lo que pudo haber sido y no fue. Dejemos a los economistas ese análisis y concentrémonos en su frase de origen italiano, enla importancia de“vivere pericolosamente”.

Se habla en las empresas del área de confort. Cuando los responsables de diversos puestos y funciones no tienen estímulos exteriores para mantenerse al borde de la silla, tratando de innovar, de eludir las amenazas, se transforman en lo que los norteamericanos llaman “gatos gordos y felices”.El gato gordo y feliz no se preocupa por el ratón que merodea por ahí porque él tiene asegurado su alimento. La banca nacional era un gato gordo y feliz antes de que se introdujeran elementos de competencia en el sistema.Recuerdo hace muchos años la reacción de los ejecutivos bancarios cuando se les hablaba de mercadeo: ¿Para qué,si no tenemos competencia? ¿Para qué servicio al cliente si los clientes no tienen otras opciones ?Y eso no era sino un reflejo deldescuido en que se tenían los esfuerzos de innovación, de mejoramiento continuo.Hoy, con un poco más de competencia, la situación ha cambiado, en beneficio del rendimiento financiero, de los clientes y del mismo personal, porque la competencia no solamente la enfrentan sus patronos, sino que responsablemente, todos los que laboran en un banco sienten que cada persona de una cierta manera enfrenta competencia. Y eso, como personas, los ha hecho mantener vivo un afán de aprendizaje, de mejoramiento, del cual ellos son los primeros beneficiarios.

La exploración – que es parte del vivir peligrosamente- es fuente de innovación. La innovación trae nuevos productos, nuevos enfoques, sin los cuales la vitalidad iría languideciendo al tiempo que las circunstancias cambian y las personas,las empresas y los países se van haciendo obsoletos. En biología, las especies se han venido adaptando progresivamente al entorno, en un proceso que podríamos llamar de mejoramiento. En eso consiste la selección natural, no como algunos lo interpretan, como un proceso depredatorio en el cual el tigre suelto se come al burro amarrado.

Eduardo será homenajeado el próximo miércoles con la entrega de un libro en su honor, con aportes de diversos profesionales. Élha dedicado las últimas décadasa promover la apertura, la integración de nuestra economía a la economía mundial, la modernización institucional, la reforma financiera. Lo ha hecho de manera ejemplar, tanto por lo talentosa como por lo perseverante. Esa agenda podría constituir el acicate que este país está necesitando para dar el salto, para el cual tiene el potencial requerido. Posiblemente no necesitemos una ley, ni una nueva constitución, sino un cambio de circunstancias que nos hicieran poner en juego esa capacidad no utilizada que todos sentimos que tenemos entre pecho y espalda. En ese sentido, como promotor de desafíos nacionales, como desequilibrador de nuestro confort, Eduardo ha de serfuente de inspiración.

Importancia de abandonar la seguridad y el conforten busca de desafíos que nos obliguen a hacer productivos nuestrostalentossubutilizados.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *