Empresas que perduran

Publicado en La Nación el 4 octubre, 2004
Categoría: Contribución
Etiquetas: , , , ,

Cuando una madre mece a un niño en sus brazos, piensa en el futuro. Ve a su retoño ya mayorcito, imagina su comportamiento, sueña con la persona que llegará a ser. Quien planta árboles, ve en el fondo de su imaginación el bosque que será, la vida que anidará en él. Parece ser una necesidad psicológica de los seres humanos, el tratar de enlazar el presente con el futuro, el tratar de darle eternidad al presente haciéndolo permanente en el tiempo. Posiblemente estamos tan apabullados por la perspectiva de la muerte, que en todo andamos tendiendo puentes que nos aseguren que no desapareceremos, ya sea mediante nuestros hijos o mediante los árboles que sembramos. Cuenta Juan Ramón Jiménez que en Moguer hay un monte al cual llamaban el Monturrio y cómo “se me ennobleció de pronto el Monturrio y para siempre” cuando supo que el nombre se lo habían puesto los romanos, originalmente como Mons- Urium, monte de escoria de oro. Enlazar la cotidianeidad con el pasado noble o con el futuro magnífico, la hacen perdurable.

No es lo mismo comer para quitarse el hambre, que restaurar las energías para continuar con un empeño al cual consideremos importante. No es lo mismo descansar para aflojar los músculos, que restaurar las fuerzas para continuar la brega en pos de algo que nos parece de valor. El joven que hace la tarea con dificultad, puede hacerla a regañadientes o podría soñar en que un día será una persona de provechocon gran capacidad de servicio. El obrero que pega ladrillos bajo el sol abrasador, puede tener la vista puesta en el reloj que marca la hora de salida o puede soñar con la catedral que está ayudando a construir. Platón sugiere que nuestras almas tienen nostalgia de laeternidad de la cual vienen.

Cuando en las empresas se preguntan por el objetivo, por el que va más allá de las ventas y más allá de las utilidades, llegan al concepto de la misión. La misión es la razón de ser de la empresa. Así como para una persona no es lo mismo tener una chamba que estar participando en la realización de un sueño, para una empresano es lo mismo tratar de alcanzar una meta de utilidades que cumplir con la misión. James Collins y Jerry Porras en “Empresas que perduran” (Grupo Editorial Norma) sostienen que las empresas que tienen éxito sostenido por muchos años, tienen como una de sus características el tener muyclara una ideología central, a la cual nosotros denominamos la misión. Me gusta el ejemplo de Marriott, una de las empresas exitosas a juicio de los autores. Su orientación no son las utilidades, ni los índices de ocupación, ni los volúmenes de facturación. Su ideología es simplemente la siguiente: “hacer que los que están lejos de su casa sientan que están entre amigos y que realmente son apreciados.”.

La importancia de tener clara la misión es que eso permite que también sean claras las obligaciones, responsabilidades y objetivos de todos los departamentos de la empresa. Imagino que en Marriottse podría preguntar a las personas que tienen menos cercanía con los clientes, por ejemplo, al personal de contabilidad, cómo podrían hacer para que los que están lejos de su casa sientan que están entre amigos y que realmente son apreciados. Y es fácil imaginar cómo un trabajo contable servicial, no burocrático, amistoso, no frío, simple al máximo y no de trámites exigentes y complicados, puede cumplir con la ideología de la empresa. Y es posible que quien tiene como tarea diseñar las fórmulas que luego sirven al personal de la contabilidad –para mencionar a alguien bastante alejado del cliente- sea capaz de responder cómo puede hacer su trabajo de manera que quede alineado con la ideología de la empresa. Quienes tienen claro su sueño, pueden preguntarse si lo que están haciendo en este preciso momento, los desvía o los conduce hacia el sueño. Si la misión está clara, si el objetivo no se agota en este semestre, si logramos vincular el presente con la eternidad, igual que las empresas exitosas, perduraremos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *