Desarrollo personal en el trabajo

Publicado en La Nación el 26 julio, 2004
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , ,

Desarrollarse es llegar a ser en lo cognitivo, afectivo, espiritual, todo lo que se es capaz de ser. Parte de nuestro desarrollo personal ocurre en la convivencia con los demás y buena parteen el trabajo, puesto que a ello dedicamos la mayor proporción del tiempo que estamos despiertos. La capacitación que no tiene objetivos de desarrollo personal, es simplemente entrenamiento. Entender la capacitaciónsólo como aquélla que hacemos sentados en un seminario o en un curso, deja sin aprovechar múltiples oportunidades cotidianas. En el período deinducción se le da al nuevo colaborador lo equivalente a un manual de supervivencia para que no se extravíe. Luego la capacitación entra en un letargo hasta que el recluta sea “premiado” con el “privilegio” de asistir a un seminario o a un curso. No hay ninguna guía para canalizar las inquietudes de auto-desarrollo y así se desaprovechan oportunidades.

Tomemos el caso del puesto de vendedor,uno de los puestos de entrada para colaboradores recién llegados a una empresade venta al detalle. Este puestose considera tan sencillo que es el que se le asigna a los estudiantes de colegio que vienen a trabajar durante sus vacaciones estudiantiles ¿Cuáles oportunidades de desarrollo tendría una persona en un puesto como ese? Se puede aprender mucho a partir de la observación de las necesidades y gustos del cliente. ¿Quiere simplemente una camisa, o quiere una camisa de marca conocida, o de aquéllas que exhiben la marca en la manga o en el bolsillo? ¿Quiere una camisa de etiqueta o una camisa deportiva? ¿Cualquier camisa para hacer deporte o una de esas que disipan la humedad y permanecen siempre secas? ¿Quiere estilos y colores de moda oclásicos? ¿En cuál estrato de precios se ubica? ¿Compra una o varias a la vez? La decisión de compra de una camisa es un trozo de evidencia sobre la personalidad. Observarla y analizarla es una oportunidad de desarrollo.

Luego se puede hacer contacto con la geografía y la historia económicas a partir de la observación y reflexión sobre el producto. ¿De cuáles materiales están hechos los productos que vende la tienda? ¿Cuál es el proceso que se sigue para fabricar esas prendas y las materias primas? ¿Con cuáles tecnologías? ¿Cómo se producían hace un siglo? ¿En cuáles países se producen? ¿Por qué en esos y no en otros? ¿Cuáles materiales podrían en el futuro desplazar a los actuales? ¿Qué es lo que se denomina calidad en esos materiales? ¿Cómo ha variado el producto –camisa, zapato, corbata- a lo largo de la historia, cómo empezó, cómo evolucionó, cuáles innovaciones podrían introducírsele?

Finalmente el cliente es otra fuente de desarrollo. Cuánta diversidad de prisa, calma, altanería, amabilidad, duda, definición, claridad de expresión, confusión, conformismo, insatisfacción. Se puede aprender mucho si en vez de concretarse a escuchar el pedido yofrecer el producto, la persona que atiende al clientese detienea observarla forma como éste emplea el primer minuto después de que hace contacto. Si en vez de pensar que el objetivo es hacer la venta, fueraempática y lo pudiera hacer sentir más cómodo en el acto de la compra. Estaría perfeccionando así un talento útil en todas nuestras interacciones.Si desarrollara sensibilidad sobre el derecho del cliente a escoger con libertad, estaría desarrollando su talento para latolerancia y elrespeto por el otro, tan útiles para la convivencia constructiva.

Imagine usted lo que podría lograrsi aplicara a su propio puesto, esto que hemos aplicado a un puesto tan elemental, para derivar de ahí una agenda personal de desarrollo. O si usted como jefe, asumiera el papel de tutor yadoptara estas ideas para promover el desarrollo de las personas a su cargo.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *