Previsión y ansiedad

Publicado en La Nación el 12 julio, 2004
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Prever es tratar de ver anticipadamente, lo cual es imposible. Sobre el futuro casi lo único que sabemos es que las cosas serán diferentes a como son hoy. La ardilla guarda semillas para el invierno y tiene la ventaja sobre los seres humanos de que pase lo que pase, el año entrante tendrá igual gusto por las semillas. Los seres humanos podemos guardar latas de conservaspara el año entrante, pero no podemos asegurar que entonces nos gusten tanto como ahora.

Si bien no es posible ver el futuro, sí se puede afirmar sensatamente cosas sobre el futuro. Podemos afirmar, por ejemplo, que la mayor competencia hará necesaria una mayor capacidad personal para el trabajo o que la globalización hará necesario el dominio de una lengua extranjera. La previsión, es por tanto, posible y útil. Pero la previsión tiene sus trampas. De la misma forma en que la actividad tiene una hermana degenerada que es el activismo, lo cual es estar ocupado en muchas cosas sin mucha eficiencia, la previsión tiene también hermanas degeneradas.

Una hermana degenerada de la previsión es la obsesión por la información. Tenemos una idea de lo que necesitaremos en las próximas vacaciones o de lo que necesitará la empresa cuando abra su sucursal en Managua. Pero hasta que lleguemos allá sabremos realmente lo que encontramos y hasta que vayamos viviendo y operando ahí, sabremos lo que realmente necesitamos. Podemos investigar sobre cómo es el lugar. Podemos conversar mucho con quienes conozcan el sitio. Pero siempre estaremos recibiendo la información sobre lo que esas personas consideraron importante. Y muy pocas veces,sobre lo que nosotros consideraremos importante. Nunca podremos contar con información completa, ni para abrir una sucursal, ni para comprar un auto, ni para elegir carrera, ni para elegir pareja. Los seres humanos no nos mezclamos con las circunstancias. Hacemos compuestos con ellas. Recuerdan que una mezcla es la adición de dos elementos que no se transforman, como revolver canicas con tornillos. Son una mezcla. Podríamos separar a las unas de los otros. Pero un compuesto es la adición de dos elementos que pierden su naturaleza y juntos constituyen otra cosa. Échele limón al bicarbonato y no tendrá ni limón ni bicarbonato. Eso nos pasa con los puestos,con los estudios, con las relaciones personales, con todos los proyectos que emprendemos: nos vamos modificando mutuamente con las circunstancias.

La otra hermana degenerada de la previsión es la ansiedad, la cual es el desasosiego que experimentamos ante la incertidumbre. Desasosiego que nos lleva a plantearnos incontables preguntas, a generar fantasías positivas o negativas yhasta a desarrollar temor por cómo será la realidad que encontraremos en el futuro, ya se trate de cómo me va a ir con el nuevo jefe, en el nuevo mercado,en el nuevo año universitario o en el nuevo vecindario. Tal vez pueda tranquilizarnos el siguiente razonamiento. El futuro – ya se trate del día de mañana o de los años de nuestra vejez- serán como serán y no podemos modificarlos. La previsión nos sirve para ir acopiando hoy recursos económicos, materiales, emocionales, cognitivos, para enfrentar eso que prevemos que el futuro traerá. Una de las cosas que el futuro traerá son retos. Ahora no los conocemos. Pero sí sabemos que es característica de la naturaleza humanasu inmensa capacidad de lidiar con retos cuando éstos se presentan. Por tanto, es juicioso que una vez que acopiemos lo que se pueda acopiar para el futuro, tengamos la confianza serena de que sin que ahora sepamos cómo, el reto futuro movilizará nuestros recursos, los cuales,ejercitados o latentes, concurrirán a la cita en su momento.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *