Responsabilidad social de la empresa

Publicado en La Nación el 5 julio, 2004
Categoría: Contribución
Etiquetas: , , , , ,

Se dice que la motivación puede venir de fuera, por ejemplo, del premio que nos darán por hacer una determinada tarea. O puede venir de dentro, por el premio que nos damos a nosotros mismos cuando nos sentimos ufanos de haber hecho bien el trabajo. Pero a estos dos tipos se agrega otro, que es la motivación trascendente y que consiste en que nuestra acción se mueve –se motiva-por las consecuencias que se espera que dicha acción produzca en otras personas. Por ejemplo, el beneficio que obtendrán otros de la ayuda que les prestemos. (El factor humano en la empresa, J.M. Rodríguez Porras). Trascender es irmás allá. La motivación trascendente va más allá del premio y de la satisfacción. Tiene que ver más bien con lo que lograrán otros, a quienes queremos beneficiar porque los amamos o porque sentimos que tenemos un deber con ellos, lo cual configura una actitud de abnegación, de generosidad.

El ayudante que viene a llevarse la escalera donde el pintor termina de dar los últimos brochazos a la pared, le recomienda que se agarre de la brocha, lo cual resultadivertido por ilógico. Pero el montañista que va trabajosamente escalando hacia arriba, se va agarrando de la próxima clavija que inserta en la roca. El reto de colocar la clavija produce la posibilidad de apoyarse en ella para clavar la próxima.La palabra trascender tiene la etimología de subir más allá. Y en esto creemos ver el poder motivador de los valores y de los ideales en general, los cuales constituyen desafíos a ir más allá de donde confortablemente podríamos permanecer.

Los participantes en una empresa podrían motivarse por la probabilidad de mantener sus empleos y su ingreso, o por obtener las bonificaciones si logran determinadas metas. Pueden también motivarse por la satisfacción del deber cumplido, o por creer que es su responsabilidad ser leales y solidarios con la empresa. O podrían considerar que sus esfuerzos son beneficiosos para otros. Alguien podría por ejemplo considerar que la empresa es un empleador y que en tanto goce de buena salud, dará oportunidades de empleo a personas que quizá hoy apenas estén empezando la escuela primaria. El trabajo bien hecho hoy, asegura ocupación futura a esos niños. Esa motivación es trascendente.

Hay valores cuya práctica mejora el bien común. La veracidad, el respeto a los demás, la excelencia en los productos y servicios, podría no traducirse en ganancias para quienes los practiquen, pero sin duda, su práctica generalizada, convierte a la comunidad en una donde la calidad de la vida es mejor. No basta en la empresa de hoy, con la eficiencia. En un mundo tan interrelacionado, es necesario tener sensibilidad con respecto al impacto que el funcionamiento de la empresa tendrá en los demás, cercanos y lejanos. Y en esto, tampoco basta con no producir deseconomías externas, esto es, no bastaría con no contaminar el ambiente. Un desafío de mayor rango está emergiendo en cuanto a la necesidad de que la empresaproduzca economías externas, esto es, que además de entregar unos excelentes productos y servicios, beneficie de otras maneras a la comunidad. Lo que hoy se denomina responsabilidad social de la empresa, anda por ahí. Y no se trata solo de filantropía, de apoyar económicamente determinadas causas. Las empresas pueden educar a los consumidores, abrir horizontesintelectuales y espirituales a su propio personal, pueden apoyar movimientos que mejoren social y culturalmente el medio en el cual operan. Algunas empresas a base de prestigio, de cumplimiento y de construcción de imagen, tienen alta credibilidad ante millones de consumidores. Utilizar esos talentos en beneficio de la comunidad, en campañas de salud, de educación, de robustecimiento de buenos hábitos sociales, de mejoramiento del sistema político, es una agenda de la cual podemos esperar mucho.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *