Humo en los ojos

Publicado en La Nación el 31 mayo, 2004
Categoría: Responsabilidad
Etiquetas: , , , , , ,

Hoy es el día mundial sin tabaco. Constituye una exhortación a terminar con el hábito del fumado, en beneficio de los fumadores y en beneficio de todos los que creen que tienen pleno derecho a dejar de ser fumadores pasivos, o sea, a dejar de aspirar el humo de otros fumadores. Es un día para reflexionar sobre el daño que el consumo de tabaco hace a la salud individual y a la salud pública, lo cual es una muestra de refinamiento, de sensibilidad social. Y toda esta sensibilidad se inscribe dentro del concepto de calidad de vida, el cual en parte,es un concepto que ha migrado del ramo de la empresa y la productividad al campo de la vida común y corriente. Hace unos cuantos años, comprábamos un objeto y nos conformábamos con lo que recibíamos. Hoy queremos que desempeñe su función, de manera segura y confortable y además, exigimos que cuando haya que desecharlo, no le cause daño al ambiente. Nos preocupa la calidad de nuestra vida y esto mueve al optimismo. Nos estamos sensibilizando, estamos exigiendo, estamos poniéndole límites a la libertad decentros de poder como las empresas, para que no limiten la libertad y el disfrute de las personas.

Esto puede hilarse más delgado. Supongamos que un producto imaginario como el Pan Pin, es altamente nutritivo pero contiene un elemento que causa adicción, de manera que la próxima vez que necesitáramos pan, saldríamos corriendo hacia la Panadería Pin, como si no hubiera otra. Este producto sería perjudicial desde un punto de vista social, porque aunque útil por nutritivo, nos estaría condicionando, esto es, estaría vulnerando nuestra libertad individual porque ya no podríamos comprar cualquier pan, sino preferentemente ese.

En Estados Unidos, cuando se anuncia un televisor en una revista, mostrando una pantalla con un paisaje bellísimo y una alta resolución, se pone una nota en el anuncio diciendo que lo que la pantalla muestra es una fotografía ynola imagen real que el aparato produce. Supongo que no se quiere abusar de la credulidad de quienes ven el anuncio. No se quiere abusar del impacto que un anuncio bien hecho tiene en quienes lo ven. Porque el afán del publicista es que su publicidad tenga impacto. Me cuesta creer que alguiendiseñeanuncios sin el propósito de controlar la conducta del consumidor. También me cuesta creer que existan publicistas que tengan como único afán informar y dejar al cliente en libertad de elegir lo que quiera.

Se han venido colocando advertencias en los envases de ciertos productos. Los paquetes de cigarrillos advierten que el producto causa cáncer. Los envases de licores advierten que el licor puede ser dañino para la salud. La publicidad estadounidense se asegura de no jugar con la credulidad del consumidor. No sería mucho pedir que en Costa Rica el Ministerio de Educación invitara a empresas y medios a difundir mensajespararobustecer el espíritu crítico de los habitantes. Imaginemos mensajes bien diseñados en los cuales se advirtiera al consumidor que lo que ve en la publicidad puede contener elementos manipulativos que tienen como finalidad elevar el consumo o llenarnos de chunches. O que razonara sobre la diferencia entre tener y ser. O que exhortaran al consumidor a hacer un uso más racional de su ingreso y no efectuar compras de impulso de las que luego se arrepiente.

Sueño tambiénque de igual manera se podría robustecer el espíritu crítico de los votantes de manera que aprendieran a hacerse preguntas más incómodas, de manera que no fuera cualquier dialéctica y cualquier retórica la que los pone a saltar y aplaudir a un candidato o a un partido. Expuesta la demagogia, los candidatos tendrían que hacer uso de recursos más constructivos.

Esto del día libre de humo, bien podríamos interpretarlo también, como un día libre de humo en los ojos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *