Jalisco nunca pierde

Publicado en La Nación el 16 febrero, 2004
Categoría: Desarrollo
Etiquetas: , , , , , , , , ,

… ¡Y cuando pierde arrebata¡ Ya está en todos los comentarios sobre la final que perdió la Selección Olímpica de Costa Rica en el estadio de Jalisco . El penal no era tal. ¿Error del árbitro? ¿Debilidad ante treinta mil mexicanos? Vaya usted a saber.Pero lo que es importante resaltar es el comportamiento de los jugadoresyel “fair play”,con los cuales aceptaron la derrota que no era. Porque esto es coherente con el propósito de todo el torneo. Los juegos olímpicos son las justas más antiguas de la humanidad. Nacieron no solamente paraexhibir los alcances físicos de los seres humanos sino también los artísticos. Y si a ellos nos encaminamos, la exhibición de hidalguía, de fortaleza, es un buen pasaporte hacia los juegos. Cualquiera sabe ganar, pero no todos saben perder.

Nuestras selecciones, quizá desde Italia 90, han venido progresando en la dimensión humana. Otras selecciones han tenido desempeños deportivos excelentes antes de eso, pero quizá fue Italia 90 el torneo que hizo más evidente aquello de que el futbol no es solo un asunto de patadas.

El deporte estimula el cuidado de los aspectos físicos, muchas veces descuidados en estos tiempos de comidas rápidas, de largas horas ante el televisor acompañadas del snack de moda. Obliga también a traer a primer plano los aspectos morales. Para un joven, es más fácil cuidar sus horas de sueño y de descanso si lo hace para estar en forma para un próximo encuentro. Da pie a una consideración vívida de lo que es la humildad – conocimiento y aceptación de los puntos fuertes y débiles que se tiene-. Presenta la posibilidad de que con el desafío de un torneo o de un partido, cada uno se plantee el desafío individual de mejorar, de superarse a sí mismo, de caminar una milla más de lo que estamos acostumbrados, de apostar al segundo aire, a esa potencia no utilizada que aún queda cuando estamos exhaustos y ya lo dimos todo.

También nos enseñó German Retana con ocasión del mundial del 2002, que no basta con la gimnasia y el ajuste físico. Que es importante desarrollar en los jugadores el apetito por cultivar otras dimensiones de su persona: por eso la sensibilización, por eso el entrenamiento para usar la internet,el correo electrónico, la lectura. Por eso le recomendamos a los actuales responsables de la selección olímpica, que de ahora hasta agosto, sensibilicen a los jugadores y al cuerpo técnico sobre el milagro griego, sobre cómo en ese reducido territorio florecieron el arte, la geometría, la filosofía; sobre cómo, como decía no se quién, los occidentales somos griegos en el exilio, porque somos hijos de esas iluminaciones intelectuales.

Esta selección, que supo desempeñarse muy bien desde el punto de vista deportivo, es capaz de ensancharse en estas dimensiones humanísticas, con lo cual estarían a la altura de las olimpiadas clásicas. Nos darían también un buen ejemplo a todos los que no iremos a Grecia y de una cierta forma, nos harían participar, no solamente pegados al televisor, sino, por qué no, tal vez contemplando con admiración a Euclides, Platón y Aristóteles.

El influjo de competir, de ganar a veces,sin que esto nos lleve a la soberbia, de perder con la humildadnecesaria para aprender de la derrota, de mantener el esfuerzo con perseverancia, de sacrificar lo que haya que sacrificar para lograr el objetivo, de desarrollar unas dimensiones de la persona sabiendo que como somos una totalidad, esto beneficiará a otras dimensiones, de ejercitar la fortaleza para transitar por los parajes amenazantes sin bravuconería pero sin admitir intimidación,suena como a algo que todos deberíamos practicar, ahora que parece que nos encaminamos no solo hacia las olimpiadas, sino haciauna competencia más aguda, hacia un mundo donde comercialmente estaremos todos contra todos y de lo cual,paradójicamente,derivaremos mayores oportunidades debienestar material.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *