Las raíces de la eficacia

Publicado en La Nación el 8 septiembre, 2003
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , , ,

Se dice que los ángeles logran las cosas con solo pensarlas. Los seres humanos, en cambio tenemos que sudarnos la chaqueta. Llamamoseficaz a la acción que lleva a resultados que valgan la pena. La acción de las personas está condicionada por lo que creen y por lo que valoran. La hormiga creía en el trabajo y la cigarra en el vacilón. Fue más eficaz la hormiga. Costa Rica ha elegido el camino suavecito y despacito, Taiwán rápido y profundo. Hace treinta años Costa Rica era más desarrollado, hoy Taiwán nos pasó adelante. España se puso a hacer política en serio hace treinta años, hoy es respetable miembro de la Unión Europea. Costa Rica … cualquier día de estos va a ser conminada a entrar al Parlacen.

Si alguien se pone a dar recetas sobre cómo aumentar la eficacia, podría llenar metros de estantes de librero. Pero de igual manera que para un cristiano la Ley y los Profetas se resumen en el mandamiento del amor, tal vez se podrían buscar unas cuantas raíces de la eficacia, ojalá pocas, para poderlas recortar y pegarlas en cada mesa de trabajo, en cada banco de taller y examinarnos continuamente en cuanto a su cumplimiento.

Conocer la realidad. No percibir la realidad y sus manifestaciones nos lleva a vivir una fantasía dentro de la cual lo que hagamos no funciona. Quienes no conocen la realidad, no pueden modificarla. Mientras creímos que la malaria estaba en el aire – mal aria, en italiano- no logramos erradicarla. Igual ocurre cuando creemos que podemos hacerle una trampa a la realidad, como el gobierno que quiere gastar mucho pero que no haya inflación. Rezaba el niño después de entregar su examen de geografía:ay diosito, que Lima sea la capital de Bolivia . Y con él todos los que a veces acarician la posibilidad de que se suspenda la realidad momentáneamente y para ellos. 

Aceptar la realidad. No basta con conocerla. Es necesario aceptarla.Es lo que contiene aquella expresión que dice que es preferible encender una vela que maldecir la oscuridad. Oaquella otra de que en un velero, lo que hay que hacer no es quejarse del viento sino ajustar las velas. Maldecir la oscuridad, quejarse del viento nos lleva a abandonar la acción porque la realidad nos cae gorda.

Reconocer las posibilidades de cambiar la realidad. Los hermanos Wright no se doblegaron ante el hecho de que un cuerpo relativamente pesado no flota en el aire, sino que a base de esfuerzo, de perseverancia, de observación,de exploración, le arrancaron a la naturaleza su secreto e inventaron el ala, la cual es una maravilla que al desplazarse a velocidad, crea una fuerza sobre ella que la atrae hacia arriba.

Sentirse responsable de cambiar la realidad. Se trata de reconocer que el mejoramiento de este asunto concreto que tenemos entre manos no sobrevendrá mágicamente sino que tenemos que contribuir a ello o que la venida del Reino de los Cielos necesita un empujoncito de parte de cada uno. Es infinita la tarea e infinitesimal la posibilidad que cada uno tiene de modificar la realidad, pero la responsabilidad de poner nuestroinfinitésimo es grave y es solo nuestra.

Encontrar los medios para contribuir. No todo es coser y cantar. No hay recetas simples para lo importante. Hay que desvelarse buscando los medios. Pensar es el esfuerzo para ver cómo vamos haciendo vericuetos con nuestra acción para ir sorteando, adaptándonos, medrando, a pesar de los rigores de una realidad que no se deja. Explorar es ir enfrentando esos medios a la realidad y aprendiendo de los resultados.

Estar dispuesto a pasar por la dificultad de hacerlo. Sentirse responsable no es suficiente. Pensar tampoco. Nada que valga la pena se realiza sin sacrificio. Hay que estar dispuesto a sudar. Hasta aquí todo ha sido percibir,pensar y resolver. Lo cual hasta un ángel puede hacer. Ahora se necesita empuñar el martillo y dar el golpe, lo cual sólo un ser humano puede hacer.

Ese es el camino de la eficacia para pueblos, empresas y personas.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *