Reglas de juego

Publicado en La Nación el 18 agosto, 2003
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , ,

En el fútbol solo el portero puede tocar la pelota con la mano mientras está en juego. En el béisbol, un batazo capturado en el aire pone fuera de juego a quien bateó. Con otros acuerdos como estos, cada deporte sería distinto a como es. Sin reglas del todo, sería imposible jugarlos. Ocurriría como cuando los niños inventan un juego y de pronto van creando reglas a su conveniencia hasta que la diversión termina en pleito. En la vida de las personas, de las empresas y de los países es necesario apegarse a reglas para reducir la incertidumbre. De otra manera tendríamos que irnos preguntando paso a paso si tal cosa se vale o no se vale. Pero también muchas reglas llevan a la parálisis: como no podemos tener en la mente más que unas pocas cosas, si hay ochocientas reglas nos hacemos lentos para accionar porque tememos violar alguna de ellas. Además, si bien las reglas son importantes es necesario tener claro que algunas promueven buenos resultados y que otras promueven resultados perjudiciales. En resumen, que conviene tener reglas, ojalá pocas y ojalá funcionales, esto es, que beneficien a la persona o al grupo.

El comportamiento y los resultados, varían de acuerdo a las reglas que nos rijan. Imaginemos una persona para quien la diversión sea lo principal, y si quedara tiempo, ese será el destinado a actividades productivas. Lo opuesto sería una persona para quien la recreación fuera eso, volver a crear fuerzas para continuar con las actividades productivas como estudiar o trabajar. En un colegio, la regla de juego podría ser que los exámenes son muy difíciles para que los estudiantes se esfuercen mucho. O podría ser hacerlo todo fácil y divertido, para que los muchachos no se ahuyenten. O podría ser una regla más compleja como ésta: contratamos profesores exigentes que despierten respeto y entusiasmo como personas. Así era el colegio público al cual asistí.

Aquí en unos pocos años hemos vistocambiar las reglas de juego en las empresas. Todavía recordamos cuando se buscaba que el gobierno subiera los impuestos de los zapatos importados para que las fábricas nacionales pudieran vender los suyos. Claro que la regla se maquillaba diciendo que los impuestos altos para los zapatos importados lo que hacían era proteger del desempleo a los obreros nacionales. Hoy la regla vigente en muchas empresas consiste en producir para el mercado local, con una calidad y costo tales, como si se tratara de exportar al mercado europeo. Solo así podremos competir con bienes producidos en Europa que vengan al mercado local.

Cuando nos preguntamos qué hace diferente a un país de otro en cuanto a capacidad de desarrollo, tenemos que explorar cuáles son las reglas de juego que rigen a sus habitantes y principalmente cuáles son las que determinan cómo se toman las decisiones y acciones políticas, esto es,las que afectan el destino de grandes grupos. ¡A dónde creen ustedes que irá a parar un país en el cual la regla es que basta con ir tirando, que no hay que hacer grandes cambios! España, al final de su larga dictadura, se propuso convertirse en miembro de la comunidad europea, hizo la tarea, lo logró y se transformó.¡A dónde irá a dar un país donde las campañas políticas son pulsos a ver quien hace las mayores gracias para ganar las elecciones y no quiénes exhiben mejores credenciales para hacer avanzar el país! ¡A dónde, si la regla de juego es hacerlo suavecito, indoloro, sin molestar a nadie!

Como se ve, las reglas de juego pueden ser creencias, valores o normas explícitas, siendo lo importante no la forma en que se promulguen o se divulguen, sino la forma cómo se traducen en actitudes, en disposición del ánimode las personas, cuando se enfrentan a la realidad. Sacar a flote cuáles son las reglas que rigen nuestra vida personal o nuestra vida laboral podría revelarnos por qué nuestro desempeño es el que es. Y ésta es una tarea que hay que hacer antes de empezar a ver la paja en el ojo ajeno.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *