La enfermera Mora

Publicado en La Nación el 16 junio, 2003
Categoría: Contribución
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Releyendo “El ejecutivo eficaz” de Peter Drucker, me pareció importante relatar esta anécdota que se encuentra ahí. En un hospital, un nuevo director se reunió con su personal para examinar un problema relacionado con la atención de pacientes y después de recoger algunas ideas y de reflexionar sobre ellas, se resolvió adoptar una determinada decisión. Entonces, alguien en el grupo preguntó ¿Que diría la enfermera Mora? Inmediatamente el nuevo director se interesó por saber quién era la enfermera Mora. Se le explicó que era una señora que se había pensionado hacía varios años, pero que siempre que se tomaba una decisiónella preguntaba ¿Es esto lo mejor que podemoshacer? ¿De qué manera podríamos contribuir mejor a la recuperacióno al confort del paciente?

Imagino que el grupo de trabajo de ese hospitalse benefició mucho de esta permanente tensión de la Enfermera Mora hacia la excelencia en el servicio. Imagino que la excelencia en el trabajo tuvo efectos sobre la excelencia personal de quienes se veían permanentemente cuestionados en cuanto a su conformismo. Nuestra forma de accionar básica, tiende aser económica. Ante un asunto desafiante, lo primero que buscamos con desesperación es como salir del paso. Pero la excelencia va mucho más allá que simplemente salir del paso.Tendemos a hacer el menor esfuerzo, durante el menor tiempo, pero esa dinámica nos pone en el camino de ser pigmeos. Solo el permanente desafío a hacer las cosas demejor manera nos lleva a desarrollar nuestro potencial, que es de gigantes. La Enfermera Mora, al igual que los jefes y maestros exigentes –se puede ser comprensivo y exigente, compasivo y exigente, amoroso y exigente-nos hacen ir cuesta arriba, expresión en la cual hay un concepto de costo –cuesta-y otro de superación –arriba- .

En mis programas sobre el buen uso del tiempo recomiendo a las personas que anoten esta pregunta en un lugar donde la puedan mirar muchas veces al día: ¿Estoy haciendo el mejor uso de mí tiempo ahora?Eso no quiere decir que siempre tendremos que estar trabajando con atención total. El mejor uso del tiempo cuando estamos cansados es recrearnos. El mejor uso del tiempo a partir de una cierta hora de la noche, es dormir. El mejor uso del tiempo cuando estamos en una clase es atender y no estar revisando la agenda de trabajo de mañana.

¿Qué ganamos si atendemos al llamado de la Enfermera Mora? Vamos a ser más productivos; vamos a contribuir a que la empresa sea más competitiva; vamos a disciplinarnos como si fuéramos atletas de alto rendimiento para ir más allá, más alto, más rápido; vamos a tener razones para estimarnos másporque los principales censores de nuestra mediocridad somos nosotros mismos; vamos a mejorar laconfianza en nuestra capacidad de acción, la cual será útil no solamente en nuestra actividad laboral sino en todos nuestros emprendimientos.

La dedicación de enfermeras, médicos y maestros es visible. La dedicación de todos, la visible y la invisible, produce situaciones que nos hacen vivir de manera más productiva, más agradable, más feliz. Está claro que en una comunidad donde las personas se preocupan por los demás, donde el amor al prójimo se ha convertido en acciones concretas, la calidad de vida es superior a la de aquellas comunidades en las cuales se vive en un “sálvese quien pueda”. Estas son las razones para vivir de acuerdo a valores. Al escucharlas, casi todos diríamos que estamos dispuestos a que nuestro trabajo se inspire en valores. El convencimiento ya lo tenemos. Solo queda el arduo empeño de convertirnos enpersonas que sean valores encarnados como la Enfermera Mora.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *