Golpe a golpe, verso a verso

Publicado en La Nación el 26 mayo, 2003
Categoría: Eficacia
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Esa tarea descomunal que tenemos que hacer, ese asunto tan complicado que tenemos que manejar, ese informe tan amplio que tenemos que preparar, a veces nos ponen tensos y pesimistas, y entonces, cuando ello es posible, los vamos dejando por ahí, en espera de un día de inspiración o de que mágicamente un día los encontremos resueltos. Esa posposición contribuye a complicar las cosas, tanto que en inglés a esos asuntos se les denomina “asuntos pescado”, porque uno los pone por ahí, bajo un montón de papeles, pero al tiempo empiezan a oler mal.

Descartes recomendaba dividir los asuntos, las dificultades en tantas partes como se pueda, para resolverlas con mayor facilidad. Recomendaba también proceder desde lo más simple hacia lo más complejo. Lo recomendaba para propósitos puramente intelectuales, pero igual se aplica aquí. Ese enfoque es semejante al que algunos llaman “la táctica del queso suizo”: irle haciendo agujeros a los asuntos complejoshasta dejarlos como un queso suizo. Las trescientas páginas de un libro de texto no hay que estudiarlas el primer día. Pero si el texto nos intimida y lo vamos dejando sin tocar, llegará el examen final sin que hayamos empezado. Si se estudian cinco páginas al día, en sesenta días lo estudiará todo. Los chinos han tomado el caminar como un ejemplo de hacer grandes cosas con pequeños esfuerzos, cuando en aquel proverbio dicen que el camino más largo empieza con un paso.

En la casa de estudiantes donde viví, conocí a un candidato a oposiciones. En Españapara optar a una cátedra o a un puesto público no de elección, hay que concursar. Esta persona tenía en sus anaqueles una gran cantidad de material de estudio yen la pared frente a su escritorio, un programa de trabajo para los próximos doce meses. Se lo había hecho él, tomando en cuenta las fechas en las cuales tendría que rendir las pruebas. No tenía exámenes parciales, ni profesores que le estuvieran alentando a estudiar, ni compañeros con los cuales compartir progresos o fracasos. Marchaba solo, recorriendo cada día diez horas de trabajo, con rigor, en silencio, con celoso cuidado por su tiempo. Esto es extraordinario, pero posible.

Si usted es el encargado de la memoria anual de la empresa, no espere a enero para empezar a hacer la del año transcurrido. Abra unacarpeta y vaya acumulando notas, apuntes, recortes, que puedan servirle cuando termine el año. Si usted tiene que escribir un informe sobre la visita de inspección o el seminario al que está asistiendo, empiece a hacer anotaciones desde el primer día. Al final, posiblemente tendrá que desechar cosas, pero es preferible tener que desechar que empezar desde cero.

Jean Guitton aconseja que si tenemos que escribir una investigación,un ensayo, o un trabajo de graduación, tomemos una página en blanco y al final, escribamos la conclusión que imaginamos. Podría ser que en el proceso, rechazáramos esa conclusión, pero haberla anotado desde el principio, sirve para ordenar el pensamiento. Luego iremos recogiendo informaciones, ideas, preguntas. Siempre es más fácil ordenarque enfrentarse, con el plazo casi vencido, a la página en blanco, desde la cual el tiempo perdido nos hace muecas.Golpe a golpe, verso a verso. A pesar de lo que nos dice la tecnología actual, con la cual es posible hacer colapsar un edificio en segundos, o trasladarnos al otro lado del mundo en horas. Lo natural es el golpe de mazo, lo natural es el paso en el camino, lo natural es el esfuerzo limitado. El pequeño logro es omnipotente, como lo demuestra la laboriosidad de las hormigas, o nuestra casa construida bloque por bloque, o nuestra vida siempre abierta a beneficiarse con lo que hagamos en este día.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *