Miércoles de ceniza

Publicado en La Nación el 3 marzo, 2003
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

En el trabajo, el esfuerzo no es un fin. Es un medio. En las empresas, las utilidades no son un fin, son una consecuencia de hacer bien las cosas y unmedio para poder seguir funcionando. En los países el desarrollo económico, no es un fin, es un medio para que sus habitantes puedan realizarse más plenamente.Las economías no funcionan para alcanzar metas macroeconómicas, sino para que los seres humanos que las componen, disfruten de ese bienestar y encuentren mejores circunstancias para el despliegue pleno de su potencial personal.

Un ser humano no es sólo un organismo que convierte alimentos en fuerza muscular. En la empresa moderna el recurso determinante es el conocimiento. De una cierta manera el trabajoha ido adquiriendo un significado espiritual. Se puede hacer fuerza con o sin entusiasmo. Pero no se puede crear, no se puede soñar, no se puede inventar,sin entusiasmo. Las herramientas muestran la forma en que los seres humanos han venido evolucionando, desde el músculo hacia la inteligencia,desde el hacha depiedrahasta la Internet.

A pesar de esa claridad, cada uno de nosotros individualmente y la humanidad como totalidad, vivimos algunas contradicciones. El “trabajólico”, trabaja por trabajar. El consumista, por el próximo traste que quiere comprarse. El avaro, porque el saldo crezca, para lo cual se abstiene de todo. Quienes se mueven por poder, escalan y escalan, porque su fin es escalar. En el ámbito global, las contradicciones son más notorias: éste es un mundo fuerte que se ve puesto en jaque por el terrorismo. Un mundo con riquezas nunca antes alcanzadas que no puede doblegar la pobreza. Una civilización de confortque vive atemorizada porla violencia. Una humanidad con una expectativa de vida sin precedentes, que esrehén del SIDA. Somos el sedimento de dos mil años de derecho y sin embargo estamos siempre propensos a la arbitrariedad.

El próximo miércoles es Miércoles de Ceniza.La tradición, que viene desde la Edad Media, dicta que las cenizas se coloquen en las frentes de los fieles a medida que el conductor de la ceremonia cita las palabras del Génesis: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”. La ceniza como señal de arrepentimiento, de conversión, aparece varias veces en el Antiguo Testamento, o sea que también lo era para el pueblo judío. La realidad, mil veces experimentada por cada uno de nosotros es la de la finitud de la vida humana, a pesar de que la inmortalidad es nuestra fantasía y nuestro anhelo.

La ceniza de la ceremonia, proviene de quemar las palmas del último domingo de ramos – simbolismo detriunfo -o sea que hasta físicamente, las cenizas son un recordatorio de lo efímero de los grandes momentos, y en ese sentido constituye la fecha una oportunidad para ubicarnos en cuanto al sentido de la vida, en cuanto a la forma cómo utilizamos nuestra energía y nuestra vitalidad, en suma en cuanto a fines y medios.

Resulta llamativo que la acción en la que vivimos ocupados, nos ata al presente, tanto que muy frecuentemente tenemos que hacer altos en el camino para preguntarnos por los verdaderos objetivos. Somos cual caminantes que en medio del rigor del camino, pierden el rumbo y tienen que preguntarse ¿Para dónde era que íbamos? y esto, no solamente en sentido abstracto, sino en los empeños más concretos.El alto en el camino del próximo miércoles podría servirnos para encontrarle nuevas dimensiones a lo que hacemos. Para ver en el trabajo una oportunidad para contribuir a un esfuerzo común, para convertir nuestras potencias en acto, para agregar valor que beneficie a otros. En la empresa, un ente social que utiliza con eficacia los recursos que están a su disposición y que produce un valor en beneficio de la sociedad. En la política, una actividad especializada de búsqueda de opciones, de docencia y negociación para facilitar eltránsito de la sociedad por caminos que conduzcan a situaciones mejores. En el liderazgo, un compromiso por el desarrollo personal de aquéllos a quienes conducimos.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *