Banca de desarrollo

Publicado en La Nación el 24 febrero, 2003
Categoría: Política
Etiquetas: , ,

Si alguien tiene un buen proyecto, tiene un buen nombre porque ha mostrado ser buen empresario y saber atender sus compromisos y tiene garantías que ofrecer, puede ir a financiarse a la banca comercial. Esta persona no necesita la banca de desarrollo. Pero si es una persona que apenas se inicia en el campo empresarial -un ingeniero que renuncia a su trabajo en una empresa y emprende por sí mismo con un proyecto innovador, y además no tiene garantía-en la banca comercial encontraría dificultades para financiarse. Si lo que la banca de desarrollo va a hacer es atender a estos clientes, parece necesaria. Pero necesario es también hacerse algunas reflexiones.

En vez de crear un banco se podría crearun seguro, para que los bancos corrientes pudieran “asegurar” los créditos de desarrollo que otorgaran. Para obtener el seguro tendrían que demostrar que han seguido los procedimientos debidos para otorgar el crédito. Crear un banco tiene la enorme dificultad de que la esencia de un banco consiste en su capacidad de obtener información que le permita saber con una alta probabilidad de acertar, cuáles solicitudes de crédito van a ser pagadas según el contrato de préstamo. Esta capacidad se obtiene con tecnología y con conocimiento, lo cual quiere decir, mucho tiempo para acumular experiencia. Los prestamistas informales tienen éxito porque su campo de acción es reducido. Le prestan solo a conocidos. Las juntas rurales de crédito que manejó el Banco Nacional fueron ejemplarmente exitosas porque consistían en grupos de vecinos de un lugar,quienes decidían con base en su conocimiento,a quién le daban un préstamo y a quién no. Un banco de desarrollo a nivel nacional, tropezaría con el problema de que no tendría conocimiento sobre los solicitantes de crédito y mientras acumula ese conocimiento, tendría que incurrir en grandes pérdidas.

Lo que muchos proyectos interesantes necesitan no es crédito. Ahí está la banca establecida dispuesta a darles crédito. El obstáculo principal de algunos de esos proyectos es que sus promotores no disponen de las garantías necesarias. De ahí que tal vez lo que haga falta no es un banco sino un fondo de garantías, que en determinadas circunstancias estuviera dispuesto garantizar ante el banco comercial alproponente del proyecto.

Hoy en día, las empresas tratan de simplificar su operación mediante la subcontratación de servicios. Una empresa comercial, aunque tenga una gran flotilla de vehículos, prefiere no tener taller mecánico y contratar los servicios externamente. Si uno piensa en la función de labanca de desarrollo, podría pensar en que lo que esencialmente quiere hacer es contribuir al desarrollo de proyectos que de otra manera no podrían ir adelante. La función de banca se la podría dejar mediante regulaciones adecuadas, alos bancos existentes.

Si vemos el banco de desarrollo como un banco al cual no le importa perder, vamos a estar creando una entidad sin obligación de buen desempeño. El gerente saldrá cada año a decir sin sonrojo cuánto perdimos los pagadores de impuestos. Entre sus clientes abundarían aquélloscon proyectos descabellados, o con intenciones torcidas, porque sabrían que es más fácil “meterle un gol” al banco de desarrollo que a un banco comercial. La experiencia de Codesa (Corporación Costarricense de Desarrollo) fue muy costosa … al menos para la mayoría.

Tenemos que estar conscientes de la manía nacional de que dado un problema o una necesidad se pretende resolverlos con una ley o con una institución. Hay que aplicar aquí una gran voluntad de simplificación. ¡Donde basta con una regla o con una entidad pequeña, por qué crear un banco con junta directiva, gerente yburocracia!

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *