Estrategia para un año de bajo crecimiento

Publicado en La Nación el 13 enero, 2003
Categoría: Artículos
Etiquetas: , ,

El componente analítico del cual sale el dinamismo de las estrategias, personales o empresariales, es el conjunto de oportunidades. ¿Qué le ocurre al estratega en un año como el que empieza, con augurios de ser un año difícil, de escaso crecimiento ? ¿ Debería el estratega darse vacaciones ? Ante un año de poco crecimiento, parece que tendremos que aprovechar el tiempo en prepararnos para cuando vuelva a brillar el sol, lo cual no deja de ser saludable, de la misma manera que el oso polar sabe cuando ha llegado el momento de hibernar y de dejar de errar por ahí en busca de alimentos. No se puede decir que no esté haciendo nada: se está preparandopara lo que sigue al invierno.

El proceso de integración de mercados no se detendrá. A finales de este año se habrá formalizado un tratado de libre comercio con Estados Unidos. En las empresas hay que aprovechar este año 2003, para que el 2004 las encuentre en un estado óptimo para entrar de lleno tanto en el inicio de operación de ese tratado, como posiblemente en una fase intensa de recuperación de la economía mundial. En el 2003 es posible y en el 2004 es seguro que algunos inversionistas extranjeros y locales quieran hacer adquisiciones, fusiones yalianzas para ajustarse a las nuevas circunstancias de mercado. Urge entonces examinar con realismo y con creatividad, si en esas nuevas circunstancias, el tamaño y la composición de la empresa serán óptimos. En este empeño, habría que empezar por examinar la cartera de productos y preguntarse cuáles son los productos que con mayor claridad constituyen una oferta de valor para el consumidor.La tradición, los condicionamientos del sistema de producción, las exigencias que se hacen por parte de nuestros clientes actuales nos han llevado a tener la cartera de productos que tenemos. Para las nuevas circunstancias, eso deberá revisarse con actitudde “borrón y cuenta nueva”. Debemos preguntarnos tambiénsi conviene hacer adiciones, por la vía de las alianzas, o más bien podas o desinversiones, para robustecer o concentrarse en segmentos de la cadena de valor que se espere tengan mejor oportunidad de éxito. La integración de mercados llama a la especialización. El mercado pequeño y protegido, en cambio, es el territorio para empresas que creen que pueden hacer de todo.

Si va a ser deseable hacer modificaciones en la cadena de valor, conviene preguntarse quienes son los mejores aliados para hacerlo. Es preferible ser proactivo y buscar con quién “casarse”, que estar esperando a que alguien nos venga a proponer. Entonces un punto de la agenda del 2003 debería ser la investigación sobre posibles aliados o socios. Lo mismo que la detección de elementos de la nueva red de relaciones que será necesaria para competir adecuadamente en los nuevos mercados. Tal vez para producir para el mercado costarricense estábamos muy satisfechos con nuestro proveedor de materias primas o de equipos, pero ahora conviene ahondar la búsqueda de nuevos proveedores. De igual manera, aunque es de esperar que el aliado eventual traiga un buen conocimiento de las redes de distribución y de las exigencias de los mercados, es importante invertir recursos y tiempo en adquirir ese conocimiento por nuestra parte. Este es un año para explorar, investigar y establecer contactos.

En el 2003 podríamos no ver resultados de la estrategia en la línea de ganancias, pero habrá sido un año bien aprovechado si robustecemos la empresa para lo que vendrá a continuación. Es, para decirlo con Drucker, un buenaño para construir músculo y eliminar la grasa innecesaria. Ese robustecimiento es valioso tantosi nos toca competir sin aliados como para venderle bien vendidoel ingreso a los eventuales aliados o para vender bien vendidala empresa a nuevos inversionistas.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *