Aprender con todo el cuerpo

Publicado en La Nación el 12 agosto, 2002
Categoría: Aprendizaje
Etiquetas: , , , , ,

He estado leyendo con muchísimo provecho, un libro recién publicado por la Editorial UNED, “Fundamentos de pedagogía scout” escrito por José Manuel Ramírez y Robert E. Thomas. Leo con la convicción de que en las empresas se requiere permanentemente estar haciendo aprendizajes de conocimientos, de destrezas y de actitudes útiles para la acción y que en ese sentido están en la misma situación que los ejércitos o que los equipos deportivos, con los cuales el movimiento scoutcomparte algunos elementos y supera otros.

Dice Bennis que los líderes efectivos se conocen a sí mismos y se aceptan y entonces ya no tienen que convencer a nadie de nada, lo cual convierte su acción en expresión pura. Expresarse es lo contrario de actuar. Actuar es desempeñar un papel, como en el teatro. Es tratar de satisfacer al público. Expresarse es sacar de adentro, es mostrar lo que se es, sin maquillajes ni fachadas. En el aprendizaje tradicional, en el colegio o en la universidad, los estudiantes tienen que convencer a su profesora de que entienden, de que recuerdan, de que saben. La relación es asimétrica: se supone que el profesor sabe y que el estudiante ignora, hasta que en un examen, o en la actuación de la clase, vaya dando pruebas de lo contrario. La clase tradicional siempre está sujeta a la tentación de convertirse en un campo de actuación: el profesor podría querer demostrar a sus alumnos lo erudito que es, o lo afortunados que son de tenerle ahí presente, a pesar de lo que él cobra en su vida profesional por una hora de trabajo. Y los estudiantes, con su continuo asentir, con su mirada docta y con sus preguntas cuidadosamente escogidas,parecen querer hacer que el profesor se pregunte si está en Oxford o en San Pedro de Montes de Oca.

Tengo la sospecha de que en los métodos de enseñanza activa, vivencial – como los que se utilizan en el movimiento scout – hay menos actuación que en los métodos tradicionales. Se puede fingir diligencia en la reunión con el jefe o en las dos horas de clase, pero si no se es diligente no se puede cumplir con todas las acciones requeridas para hacer un buen campamento: montar tiendas, buscar agua, buscar leña, construir letrinas. Mi conjetura es que fingir, sostener una fachada, demanda energía. Pero si se está en un campamento o en cualquier actividad que demanda mucha energía física, es imposible seguir sosteniendo la fachada, simplemente porque la energía no alcanza para todo. Supongo que éste es un elemento importante en losmétodos de entrenamiento de ejecutivos al aire libre, como por ejemplo la excursión a los rápidos. Tenemos una noción de la compostura, la cual es más fácil de mantener si estamos sentados en un aula oen la sala de reuniones de la empresa, pero de la cual nos olvidamos cuando en un ejercicio al aire libre nos piden reptar diez metros para poder “escapar” de una fantaseada prisión. Puesto que reptamos, bailamos, escalamos, corremos, con todo nuestro ser, no queda energía sobrante para la actuación. La silla, el escritorio, la corbata, condicionan nuestra acción. Los productos de un ejercicio de creatividad que se hace sentados en torno a una mesa de reuniones,son inferiores a los que se obtienen sentados en un círculo en el campo abierto o mientras se hace una competencia entre grupos para ver cuál logra hacer la más alta torre de trozos de madera.

Las actividades al aire libre demandan un cambio de modo. Bajo techo, en el aula, en la oficina, el instrumento privilegiado parece ser el pensamiento. Entonces podríamos discutir cuántos ángeles caben en la punta de un alfiler, y de hecho en las empresas se ven reuniones de este tipo.En contacto con la naturaleza que se nos mete por todos los sentidos y cuya belleza y desafíonos demanda no sólo intelectualmente sino totalmente, uno siente el impulso de dejar de discutir cuántos dientes tiene un caballo e ir a contárselos, como recomendaba Augusto Comte.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *