Lo posible

Publicado en La Nación el 11 diciembre, 2000
Categoría: Artículos
Etiquetas: ,

Voy a comentar, antes de leerlo, un libro que no conozco, pero cuyo título moviliza mucho: El Arte de lo Posible. ¿ La política, la gestión de empresas y el desenvolvimiento de la vida individual de cada uno, qué son sino aplicaciones del arte de lo posible? El futuro es desconocido. Es imposible predecirlo. Lo que a lo sumo podemos hacer son ejercicios de previsión como cuando nos preguntamos ¿ Qué deberíamos hacer hoy para enfrentar en un futuro tal o cual cosa?. Eso es en parte el planeamiento estratégico: crear un escenario futuro, sobre el cual no tenemos certeza y elegir unas acciones presentes para salir bien librados en el caso de que tal escenario se diera en realidad. Pero la acción estratégica no llega hasta ahí, sino que se plantea el desafío de introducir cambios, lo cual es paradójico: no podemos predecir el futuro pero sí podemos cambiarlo.

Me producen gran desconfianza algunas manifestaciones de omnipotencia tales como la de que nada es imposible. O la que dice que lo difícil lo hacemos ya y lo imposible nos toma un poco más de tiempo. Sí hay imposibles. Sólo trate de devolver al envase colapsible el dentífrico que extrajo de más y se dará cuenta. Ahora que señalar como imposible algo que no lo es, nos inhibe innecesariamente, de ahí que lo recomendable sea la sana práctica de no considerar nada imposible hasta que hubieran resultado fallidos varios intentos. La regla sería aquella expresión que dice que si lo intentas quizás; si no lo intentas, jamás. Hace muchos años consultaba una decisión con un profesor muy conocedor de los entresijos de la acción humana. Atesoro su respuesta: tal vez no lo logres, pero si no lo intentas pasarás toda tu vida preguntándote si lo hubieras podido lograr. Me comentaba un exitoso empresario que por cada proyecto que logró sacar adelante, fracasó en diez , lo cual me lleva a pensar en los que buscan partículas de oro en las arenas de los ríos: hay que pasar mucha arena por el recipiente de búsqueda para poder obtener un granito dorado.

Los autores de este libro son los esposos Zander. Ella es terapeuta familiar y pintora de paisajes. Él, conductor de la Orquesta Filarmónica de Boston y profesor en un conservatorio. Sus oficios me resultan semejantes y muy demandantes ambos. Ambos tratan de obtener calidad en el accionar de los grupos. Una familia funcional, que represente un ambiente confortable, fecundo, apoyador para sus miembros, viene a ser muy semejante a una orquesta en la cual muchas singularidades individuales crean en el tiempo –en un corto tiempo- un producto fugaz y excelente.

La excelencia, en una familia, en una empresa, en una persona, es una meta móvil. Se trata de hacerlo mejor cada vez. Tal vez el arte de lo posible consista en recorrer el camino paso a paso, aspirando continuamente a mejorar los resultados hasta llegar a un desempeño de alta calidad, valorando con realismo las dificultades y cuestionando intensamente lo que a primera vista parece imposible.

Si el contenido del libro cumple lo que su título promete, Uds. lo sabrán.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *