Verlo hecho

Publicado en La Nación el 4 diciembre, 2000
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , ,

Leí una noticia sobre el efecto de las imágenes en el rendimiento de un atleta.Dice que cuando un levantador de pesas ve en su mente sus brazos tensos y vibrantes y las pesas ya levantadas, logra mejores resultados en el levantamiento real. De aquí se podría seguir una argumentación sobre la importancia de concentrarse en loque se hace o de tener una actitud positiva, pero eso me suena bastante a psiquismo, alrededor de lo cual soy desconfiado.Lo que sí quisiera explorar es lo que en planeamiento estratégico se denomina la visión. La visión es una imagen de algo que aún no existe y que además es suficientemente bueno, suficientemente atractivo. Es como un sueño. Sólo que a diferencia de los sueños y anhelos que todos acariciamos, la visión estratégica es un sueño realizable. La visión le da sentido a la acción:Nos dice por qué vale la pena hacer todos los sacrificios, enfrentar todas las dificultades,desvelarse todo lo que hay que desvelarse.

Ese joven que ahora obtiene su bachillerato sueña con llegar a ser filósofo o administrador de empresas. Si se logra ver a sí mismo como adulto que hace las funciones de uno u otro, tendrá en esa visión una fuente de energía para recorrer el camino. Pero la visión no ha de ser una arenga que una persona se haga a sí misma, sino una convicción serena, no ruidosa, de que tal cosa es posible. En álgebra, el gran truco consiste en dar por conocidas las incógnitas. Cuando a lo que se busca lo bautizamos con “x”, es sólo cuestión de orden y de tiempo encontrarlo. La visión, por así decirlo, es un elemento del álgebra de la acción: aún no hemos hecho, aún no hemos empezado, pero ya tenemos unaimagen de aquello que queremos lograr, tan tangible, tan llena de vida, que lo único que le falta es convertirse en realidad. Hacer, recorrer el camino, va convirtiendo el sueño en realidad.

En un proceso industrial nos preocupamos por la calidad de todos los componentes. No podemos confeccionar un buen zapato si el hilo no es de una calidad adecuada. La acción efectiva tiene como uno de sus elementos, la formación de la visión. La calidad de la acción, la cual se ve en el resultado, depende de la calidad de la visión. Una visión encogida, desconfiada, producirá unos resultados escasos. Y aquí encontramos un significado especial para el éxito. Cuando una empresa o una persona han tenido éxitos, desde esos éxitos se van sintiendo facultados para tener otros sueños y para

imaginarlos como ya realizados. Formularse sueños en áreas donde no se han tenido éxitos podría considerarse credulidad o fantasía. Lo que para unos es una fantasía inalcanzable, para otros, por su historia, por sus logros, es un sueño realizable .

El triunfalismo es una expectativa irreflexiva de que todo saldrá bien. Es una manipulación que nos hacemos a nosotros mismos. En cambio la confianza basada en resultados pasados es fuente razonable de energía para ejecutar todas las acciones, fáciles o arduas, que hay que realizar en pos del resultado.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *