Limitaciones autoimpuestas

Publicado en La Nación el 22 mayo, 2000
Categoría: Desarrollo
Etiquetas: , , ,

Vi por ahí en el libro “Cómo generar ideas” (Jack Foster. Editorial Norma), el siguiente problema: ¿cómo se pueden sembrar cuatro árboles de manera que cada uno quede a la misma distancia de los demás? No. No se apresure. No es poniendo uno en cada vértice de un cuadrado, porque los que quedan en diagonal estarían a mayor distancia Trate de resolverlo. Piense. Aproveche el reto, porque luego le voy a dar la solución.

Roberto Saumells con quien tuve la dicha de llevar un curso cuando la Universidad de Costa Rica vivió su Renacimiento, solía señalar las limitaciones que nos impone la imaginación. Cuando pensamos en un cuerpo que flota, lo imaginamos flotando en el agua, no en el aire o en vidrio derretido. Cuando imaginamos una palanca la imaginamos recta, no curva ni retorcida. La gravedad la visualizamos como una fuerza que atrae las cosas hacia abajo cuando en el espacio exterior, podría atraer las cosas hacia “arriba”.

En un programa de creatividad el instructor colocaba una pelota de ping pong, en el fondo de un vaso alto y pedía que se extrajera la pelota sin tocar el vaso con la mano. Daba a los participantes un borrador, una tijera y una caja de fósforos. ¿Cómo haría Ud. para resolver ese reto ? Piense.

Los niños se distinguen por ser portadores de creatividad natural. Luego vienen los convencionalismos, la educación – la del hogar y la escolar- y nos vamos haciendo conocedores y repetidores de lo que otros piensan y dicen y vamos dejando de crear.

Leí en alguna parte que Bertrand Russell se quejaba de que su educación había ido muy bien, hasta que a su abuela se le ocurrió matricularlo en una escuela. A propósito de la curiosidad innata en los niños, y de cómo los vamos domesticando hasta hacerlos razonables pero poco creativos, Foster incluye una cita según la cual los niños entran a la escuela como signos de interrogación y salen como punto final.

Cuando pienso en educadores y educadoras que conozco y que quiero, me gusta pensar que esas cosas no se cumplen en nuestras escuelas y que sólo deberíamos tenerlas presentes como advertencia para alejarnos de situaciones como las que señalan con ironía esos autores.

La lógica es muy prestigiosa como conjunto de reglas para deducir correctamente unas verdades de otras. Pero la lógica no sirve para descubrir nada. Para descubrir algo, hay que salirse del camino de la lógica y dar saltos en el vacío. Para inventar algo hay que meterse por caminos llenos de avisos que dicen “¡Peligro! ¡Esto podría ser absurdo!” Era lógico que aquel armatoste de los hermanos Wright no se elevara… y se elevó! Era lógico que un agente patógeno siempre produjera enfermedad, hasta que alguien descubrió el concepto de vacuna.

¿Ya resolvió usted el problema de los árboles? Si no lo ha resuelto, quizá se debe a que usted se empeña en pensar que los árboles tienen que ser sembrados a la misma distancia entre sí, en un terreno plano. Pero esa es una limitación que no está en el problema. Ud. se la ha auto-impuesto . Y con esa limitación, el problema no se puede resolver. Pero si Ud. se imagina un terreno con una loma y uno de los árboles sembrado en lo alto de la loma, los otros tres puede sembrarlos a igual distancia entre sí y los tres a igual distancia del que se encuentra en lo alto. (Si no lo visualiza, busque en un diccionario la palabra “tetraedro”) .

Y para el problema de la pelota de ping pong, basta con llenar de agua el vaso para que la pelota quede al alcance de sus dedos. Alguien podría alegar juego sucio, porque lo que se le dio a los participantes fue un borrador, una tijera y una caja de fósforos y no se le mencionó para nada el agua. Pero recuerde usted que nunca se le dijo ni que tenía forzosamente que utilizar aquellos elementos, ni que no se podía hacer uso de otros.

Vivimos en jaulitas mentales que nos hemos fabricado nosotros mismos. Hacernos conscientes de ellas es caminar hacia nuestra liberación… aunque estas no son las únicas restricciones que nos atan.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *