Expresarse

Publicado en La Nación el 28 febrero, 2000
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , , , , ,

Dice Bennis que un buen líder es alguien auténtico. La autenticidad procede del conocerse a sí mismo, aceptarse y no “actuar para la gradería”, sino según valores y normas propias. Es lo que llamaríamos autonomía, que es la capacidad para regirse por sí mismo, para darse normas a sí mismo. Según estas ideas no es posible ser líder imitando a otro. No se puede ser líder a la de Gaulle, o a la Jack Welch, sino que si Juan Pérez ha de ser líder -si ha de ser capaz de entusiasmar a otros y de conducirlos a la acción- tiene que serlo desde sí mismo y no como nadie más.

Eso de conocerse a sí mismo suena a consejo añejo y de muy difícil cumplimiento, puesto que a todos nos parece que nos conocemos, hasta que un día nos vamos dando cuenta de que en el mapa que hemos dibujado de nosotros mismos, faltan territorios desconocidos y vastísimos a los cuales aprendemos a denominar con el inocente término de inconsciente. Ningún camino más seguro para permanecer ignorantes de cómo somos, que creer que nos conocemos.

Conocernos no es un acto. Uno conoce Roma o conoce Buenos Aires. Pero conocerse a sí mismo, más que un acto es un proceso. Si lo que voy conociendo de mí no me gusta y no lo acepto, eso obstaculiza los nuevos hallazgos. Por eso, cuando Bennis define al líder, vamos quitando el énfasis en cuanto a las técnicas requeridas para ser líderes o a los conocimientos detallados que hay que tener sobre la realidad en la que se opere, y casi que nos vamos quedando con el concepto elemental de que el liderazgo consiste en ser una persona madura. Llama la atención que Bennis denomine su libro en inglés, casi de la misma manera que Carl Rogers utiliza para denominar uno suyo sobre desarrollo personal: Cómo llegar a ser líder, en un caso y cómo llegar a ser persona, en el otro.

Bennis dice que la persona auténtica es aquella que no tiene que demostrarle nada a nadie. Su “gradería” se ha ido despoblando y ya no tiene público a quien satisfacer. Todo lo que tiene que hacer es expresarse, desde sí misma, según su leal saber y sentir. Expresarse es poner su propio sello, hacerlo a su manera. Cada uno de nosotros es un conjunto irrepetible de posibilidades, tan irrepetible como nuestra huella digital. Las posibilidades de acción individual todavía se hacen más específicas cuando pensamos que también son singulares las circunstancias que demandan nuestra acción, de lo cual podríamos afirmar que la probabilidad de que dos estrategias personales iguales satisfagan a dos personas distintas es menor a la de que existan dos huellas digitales iguales. Por eso es que imitar es insensato. Por eso es que compararnos con otros, con sus éxitos o con sus fracasos, carece de sentido.

Cuando quiero cantar, no me basta con que lo que quiero cantar ya esté por ahí en un disco. Tampoco me basta con que alguien cante lo que yo quiero cantar. La necesidad de cantar es una necesidad de expresarse. Cuando quiero contar un chiste, no quiero sólo divertir a los demás. Quiero expresarme. Esa fue una necesidad intensa en nuestros primeros años. Por eso los niños son tan graciosos, tan originales. Es sólo después de años de una educación basada en la comparación, que nos vamos acostumbrando a no expresarnos. El niño pequeño dibuja un pajarito como Dios le da a entender, hasta que alguien le dice que así no son los pajaritos. Entonces empieza a preferir el pajarito que sale impreso en el libro y no el pajarito que sale de sus manos como expresión.

En el proceso de volvernos personas o de volvernos líderes, tenemos que reganar el valor de la expresión. La energía que fluye de cada uno, si se la hace fluir de manera que imite a alguien, siempre dará frutos inferiores que cuando se la hace fluir de manera que sea expresión plena de las circunstancias internas y externas de quien acciona. Y todo parte del ejercicio constante de darse cuenta de cómo somos y de aceptarnos a pesar de la desilusión que eso nos pueda ir causando.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *