Expectativas

Publicado en La Nación el 25 octubre, 1999
Categoría: Artículos
Etiquetas: , , , ,

Las encuestas de opinión sobre lo que los costarricenses esperan para los próximos años, recuerdan los estudios de clima organizacional en las empresas y las opiniones personales ante determinados asuntos. Cuando nos preguntan si en la empresa se vive una situación de alta motivación o si el país puede esperar buenos tiempos o si nuestras posibilidades de éxito ante determinado asunto son buenas, la respuesta puede proceder de tres fuentes. Primero, podría proceder de un diagnóstico basado en hechos. Si mucha gente trabaja más horas que las que exige el horario, si contínuamente surgen ideas novedosas, si sobran voluntarios para trabajar en su implementación, podríamos afirmar que el clima de motivación es bueno . Si se están licitando gran cantidad de obras públicas, si están en marcha proyectos para resolver problemas añejos, si hay conversaciones encaminadas con empresas multinacionales que desean instalarse en el país, las expectativas son buenas para los próximos años. Si una persona tiene los mejores atestados para el puesto al cual está optando, sus posibilidades de éxito son objetivamente altas.

La respuesta puede proceder también de un proceso subjetivo de buena fe,de hechos, percepciones, sentimientos, en el cualla realidad y las percepciones sobre ella se mezclan con fantasías y con actitudes básicas de optimismo o pesimismo. Estar optimista o pesimista no es sólo un resultado de la forma como se procesa la información, sino que también depende del temperamento o del momento bioquímico: después de hacer ejercicios aeróbicos, vemos las cosas de mejor color que en las primeras horas después de una comilona desbalanceada.

Las respuestas podrían proceder también, de una estrategia inconsciente de tergiversación de la realidad . Todos hemos visto en la televisión o en el estadio, al jugador de fútbol que “bota” un tiro libre y acosado por su culpabilidad o por los chiflidos del público, se mira acusador el botín. Para la tranquilidad de ese jugador, es preferible pensar que el culpable es el botín y no su falta de pericia .La estrategia es rentable. Nos da ganancias. Si las cosas andan muy mal en el medio, las exigencias sobre cada uno se rebajan y se pueden abandonar las aspiraciones de excelencia que siempre generan más tensión .

Siempre que escucho en las empresas – o en el país – el recuento de todas las cosas que andan mal y el pronóstico de cómo en vista de esas circunstancias nos va a llevar la trampa, pienso en la posibilidad de ser un poco más críticos antes de culpar al botín, o a lo que ocupe su lugar .Según Seligman, nos hacemos daño cuando atribuimos a nuestro desempeño las causas de los malos resultados, cuando en realidad son globales y se encuentran fuera de nosotros, por ejemplo en los líderes, en los procedimientos , en el ambiente .Pero igualmente nos estamos engañando cuando atribuimos nuestro desempeño deficitario acausas externas y globales.

Lo hemos escuchado en las empresas y lo hemos escuchado en el país: hay disposición a hacer las cosas, a mejorar el desempeño o a contribuir,pero sólo cuando se hiciera una modificación a realidades fundamentales de la empresa o del país. Entonces es cuando escuchamos que podríamos mejorar si cambiara todo el equipo gerencial o toda la estrategia, o la constitución política, o la cultura del costarricense. Vista la imposibilidad práctica de cambiar todo eso a corto plazo, el propósito de cambio suena más bien a excusa. Por eso me resultan sospechosas las recomendaciones de hacer“reformas integrales” .

En toda situación personal, empresarial o nacional, siempre podemos recurrir a lamentarnos del medio en el cual estamos metidos o podemos buscar la posibilidad de influir para cambiar la situación.O parafraseando un lema ecologista, podríamos pensar globalmente, pero accionar individualmente, recordando queen tanto creamos acríticamente las profecías negativas, ellas se cumplirán en nosotros.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *